Alimento Diario - 18 de Febrero, 2018

  

Febrero 18

Leer Lucas 4:16-30

¿RESPETO POR LA ESCRITURA?

Jesús fue a Nazaret, donde se había criado, y en el día de reposo entró en la sinagoga, como era su costumbre, y se levantó a leer las Escrituras. Se le dio el libro del profeta Isaías, y al abrirlo encontró el texto… Entonces él comenzó a decirles: “Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de ustedes”. (Lucas 4:16-17, 21)

¿Respetas la Biblia? Casi que es una pregunta ofensiva, ¿no es cierto? No son muchas las personas que dirían que no, especialmente si son creyentes.

Ciertamente Jesús respetó la Biblia. En el pasaje para hoy leemos que, cuando fue invitado a predicar en la sinagoga de su ciudad natal tomó el rollo de Isaías, lo abrió, leyó un pasaje en voz alta para el grupo y luego comenzó a predicar sobre él.

Pensemos por un momento. Dios en persona está por predicar… y para comenzar le lee la Biblia al pueblo. No dice: “Bueno, ya que estoy aquí les voy a predicar; pero no voy a leer las Escrituras pues no es necesario”. Al contrario, es como si Dios dijera: “Las Escrituras tienen tanto valor, que ni siquiera les voy a hablar sin primero leer de ellas. Y si yo las valoro tanto, ustedes también deben hacerlo”.

Es fácil valorar los pasajes favoritos de la Biblia. Los habitantes de Nazaret, por ejemplo, no tuvieron problemas en escuchar a Jesús leer acerca de ayudar al oprimido y liberar a los cautivos, pues eso les recordaba cuánto los amaba y cuidaba Dios.

Pero no reaccionaron de la misma forma cuando Jesús se refirió a otros pasajes de la Biblia. Por ejemplo, cuando mencionó al profeta Eliseo, quien ayudó a una viuda extranjera pobre, y al profeta Elías, quien sanó a un hombre de Siria. De pronto, la lección bíblica dejó de ir bien. ¿Cómo? ¿El Dios de Israel ayudando a extranjeros en vez de a su propio pueblo? ¿Acaso debían respetar eso?

No lo hicieron. Al contrario, trataron de empujar a Jesús por un precipicio.

Muchos no habrían de respetar la Biblia. Pero Jesús sí lo hizo, cumpliendo cada promesa hecha en el Antiguo Testamento sobre el Salvador que habría de rescatarnos del pecado y la muerte. Y ahora que se ha levantado de los muertos, sigue cumpliendo sus promesas: Jesús perdona a todo aquél que confía en él y le da vida eterna.

Oración: Espíritu Santo, ayúdame a atesorar tu Palabra y a crecer cada día más a través de ella. Amén.

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
[email protected] 
www.paraelcamino.com 

Editors' Picks

  • 4 Reasons to Pursue Humility
    4 Reasons to Pursue Humility
  • 5 Popular but False Beliefs about Faith
    5 Popular but False Beliefs about Faith
  • Work Is Not a Curse
    Work Is Not a Curse