Alimento Diario - 18 de Febrero

  

Obediencia

Porque así como por la desobediencia de uno solo muchos fueron constituidos pecadores, también por la obediencia de uno solo muchos serán constituidos justos. Romanos 5:19

Dice una leyenda, que en una ciudad rusa decidieron instituir leyes nuevas para sus ciudadanos. Dichas leyes eran bien simples, para que todos pudieran comprenderlas. Por ejemplo, era ilegal matar, robar, arruinar la reputación de una persona, cometer adulterio, etc. Para quien transgrediera alguna de ellas, había un solo castigo: la muerte.

Uno se imagina que los habitantes de esa ciudad trataron de vivir vidas rectas. Pero, conociendo la naturaleza humana, también es fácil imaginar que no pasó mucho tiempo hasta que todos sus habitantes estuvieron condenados a morir. Por más que trataron, ninguno pudo cumplir al pié de la letra con las demandas de la ley.

Lamentablemente, esa historia es también nuestra realidad. Al caer en pecado, rechazamos la vida que Dios nos había dado. En vez de vivir en obediencia a Dios, nuestra desobediencia dijo que preferíamos vivir bajo la ley… la ley que dice que todos y cada uno de nuestros pecados deben ser castigados con la muerte.

Pero gracias a que Dios envió a su Hijo al mundo, el pecado, la muerte, y el diablo, ya no tienen la última palabra sobre nuestra vida. Jesucristo resistió toda tentación, vivió una vida perfecta bajo la ley, murió en la cruz pagando la culpa que nos correspondía a nosotros, y resucitó de la muerte al tercer día… todo para que todos los que crean en él sean rescatados y adoptados en la familia de Dios… donde hay perdón, gracia, paz y esperanza.

Ése es el mensaje que compartimos a través de nuestro ministerio en Rusia: que Jesús cambia la vida. Les pedimos que oren por nosotros, para que el mensaje sea oído y que muchas almas sean salvadas.

ORACIÓN: Padre celestial, ayúdanos a vivir en obediencia a ti, y a estar agradecidos por el perdón que nos has dado a través de la muerte y resurrección de tu Hijo. Envía tu Espíritu Santo para que muchos más reciban fe en él. En su nombre. Amén.

Biografía del autor: Esta devoción fue escrita por un miembro del equipo de trabajo de la Oficina de Cristo Para Todas Las Naciones en San Petersburgo, Rusia.

© Copyright 2011 Cristo Para Todas Las Naciones  

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
[email protected] 
www.paraelcamino.com 

  • Editors' Picks

    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
  • Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
    Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
  • So You Think Theology Is Impractical?
    So You Think Theology Is Impractical?