Atrápela - Devocional para Parejas - La semana del 19 de Febrero

Atrápela

Tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo?
Romanos 2:21

Nunca me olvidaré del email que recibí de un esposo que describió punto-por-punto y en gran detalle lo que esperaba conseguir en una de nuestras conferencias matrimoniales, en la que él y su esposa se habían inscrito para asistir. No puedo comprimirlo todo en esta página pero Ustedes van a captar la idea.

Necesito que le diga a mi mujer que:

1. Tiene que dejar de ver malos programas de TV
2. Tiene que leer la Biblia
3. Tiene que escuchar música cristiana
4. Tiene que apoyar las obras de caridad que yo realizo
5. Tiene que darse cuenta de que es una pecadora
6. Tiene que dejar de tomar cerveza
7. Tiene que dejar de malgastar el dinero de nuestra familia
8. Tiene que dejar de preocuparse de reparar nuestro hogar
9. Tiene que darse cuenta de que está dando un mal ejemplo

Luego de leer este email, yo quería decirle, “Bueno, señor, tengo una idea mejor. ¿Qué tal si en vez de hacer esta larga lista de cosas que usted quiere cambiar acerca de su esposa, usted hiciera una lista de los cambios que usted necesita hacer? ¿Qué tal si hiciera una lista de lo que usted más aprecia de ella? ¿Qué tal si hiciera una lista de las tres necesidades más urgentes que ella necesita de su esposo, junto con un plazo en el cual usted deberá satisfacerlas?”

Yo sé que este es un ejemplo extremo. Es fácil fijarse en alguien así. Pero pregúntense a sí mismos, ¿Me apresuro demasiado a pensar que reparar a mi pareja es la solución de los problemas de nuestro matrimonio?

Editors' Picks

  • 4 Reasons to Pursue Humility
    4 Reasons to Pursue Humility
  • 5 Popular but False Beliefs about Faith
    5 Popular but False Beliefs about Faith
  • Work Is Not a Curse
    Work Is Not a Curse