URGENT: You Can Help Hurricane Florence Victims, Here's How...

Aventuras en la Historia Sagrada - La Semana del 25 de Diciembre


Dios Sabe...Cuando Me Pregunto Si Puedo Cambiar - Parte 3

A causa de los problemas en Jerusalén, el evangelio se esparció rápidamente. Algunos que creían en Jesús se fueron a Antioquia, una ciudad en Siria a unos 480 km al norte de Jerusalén. Ellos predicaban a todo él que escuchaba. "Un gran número creyeron y se convirtieron al Señor." Cuando los discípulos en Jerusalén escucharon esta gran noticia, le pidieron a Bernabé que visitara a los nuevos creyentes. Eran tantos los nuevos creyentes que se habían unido a la iglesia en Antioquia que Bernabé se dio cuenta que necesitaba ayuda. Viajó a Tarso para pedir ayuda a Saulo. Saulo aceptó.
 
Por un año, Bernabé y Saulo trabajaron juntos, enseñando a muchos de cómo Jesús de Nazaret había abierto el camino de la salvación. Antioquia fue el primer lugar donde los creyentes fueron llamados Cristianos. Se les dio ese nombre porque Jesús era el centro de sus vidas. Hablaban de Cristo. Oraban  a Dios en el nombre de Cristo. Seguían el ejemplo de Cristo.
 
Un Nombre Nuevo Para un Hombre Nuevo
Mientras Saulo trabajaba en Antioquia, se convenció de que Dios quería que se especializara en trabajar para el mundo de los Gentiles - tanta gente de tantos lugares los cuales sus raíces no venían de Jacob y Abraham.
 
No mucho después de esto, Saulo fue conocido con un nombre nuevo. Empezando en Hechos 13:9, la Biblia llama a Saulo con el nombre de Pablo. En esos días, los Judíos tenían un par de nombres. Uno era un nombre Hebreo que se usaba en casa entre amigos - Saulo era hijo de padres Judíos. El otro nombre era Griego o Romano, que se usaba en el resto del mundo - Saulo era ciudadano Romano de nacimiento. Ahora que estaba embarcándose en su misión como mensajero de Dios a otras partes del mundo, quizá decidió usar su nombre Romano lo cual sería una ventaja para él. De igual manera, esto marcó el cambio completo de este hombre.
 
La dirección de Pablo (Saulo) hizo un giro de 180 grados. Al que un día persiguió, ahora amaba. En lugar de querer exterminar a los Creyentes, ahora dedicaba su vida para incrementar el número de ellos.
 
Seguir a Cristo convierte a la gente mala en buena. Una persona mala jamás podrá convertirse en buena por sí misma. Pero lo que él o ella no puede hacer, Jesús PUEDE. Si Dios pudo cambiar a Saulo, ¡Él puede cambiarnos a ti y a mí! 
 
Donde encontrar la historia: Hechos 13
 
Tu Historia Preferida
PO Box 8
Niles, MI 49120
1-888-847-8854 (USA)
269-471-7176
[email protected]
 

For more information please visit Tu Historia Preferida on OnePlace.com!