Devocional para Parejas - La semana del 29 de Julio

Sustentada y Cuidada

El que ama a su esposa, a sí mismo se ama; pues nadie jamás odió a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también el Señor a la iglesia. Efesios 5:29

Hay dos palabras en el versículo de hoy que se les da a los esposos como una asignación muy específica al amar a sus esposas: “sustentar” y “cuidar”.

La palabra “sustentar” significa no sólo “alimentar” sino también “nutrir hasta la madurez”. Tenemos la asignación de ayudar a nuestras esposas a crecer. Dicho de otro modo, Barbara es mi discípulo número uno. Debo responsabilizarme de su crecimiento espiritual. 

En términos prácticos, eso significa orar con ella y por ella. Cuando los niños eran pequeños, eso significaba hallar el modo de conseguirle tiempo para que pudiese estar a solas y leer las Escrituras. Todo el tiempo, eso significa conversar sobre enseñanzas espirituales que uno está aprendiendo. Significa considerar qué nutrientes espirituales necesita ella para llegar a ser la mujer que Dios creó para que ella fuese.

 La palabra “cuidar” es otro gran término que significa “dar calor a otro”, y por tanto, “cuidar”. Cuando usted jala una manta sobre sí en una noche fría, no siente inmediatamente una explosión de calidez. Toma tiempo para que el frío disminuya.

Sucede lo mismo con su esposa. Toda esposa, sin importar en qué etapa de la vida se encuentre, necesita que su esposo utilice palabras que sean cálidas para su alma—palabras de deleite, de ánimo, de aprobación y comprensión. Necesita la calidez de su relación para soportar el “frío” al que pudiera estar enfrentando. Ella necesita que usted entre en su mundo y le diga, “Preferiría pasar tiempo contigo más que con cualquier otra persona del mundo”.

No tengo muchas cosas que lamentar al mirar en retrospectiva nuestro matrimonio, pero desearía haber prestado más atención al crecimiento espiritual de Barbara. Tener 6 hijos en 10 años y dirigir una organización que crecía de un 30 a un 40 por ciento al año durante ese mismo periodo constituía retos para ambos.  

Esposo, “¡aproveche el día!” Preste atención ahora a la forma en que puede sustentar y cuidar a su esposa.

  • Editors' Picks

    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
  • Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
    Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
  • So You Think Theology Is Impractical?
    So You Think Theology Is Impractical?