Devocional para Pareja - La Semana del 3 de Febrero

Los problemas del pasado

Los hijos de mi madre se airaron contra mí; me pusieron a guardar las viñas; Cantar de los Cantares 1:06

El Cantar de los Cantares está lleno de ideas maravillosas sobre el amor y el matrimonio. Muchas de ellas se han enseñado bien a través de sermones, conferencias y estudios de Biblia. Pero algunas de las lecciones más profundas se encuentran entre líneas, donde se ve lo que realmente está pasando en esta relación antigua y eterna entre Salomón y su esposa.

La joven novia de Salomón no llegó como una mujer ya refinada y elegante, digna de un rey. Al contrario, las Escrituras indican que tenía una educación humilde y  pobre. En lugar de tener la tez lechosa de una doncella de clase alta, su piel era oscura y curtida del trabajo físico exterior (como se ve en el versículo de hoy).

Como resultado, ella trajo algunas de las necesidades de su pasado a su relación con Salomón. Y, hombres, su esposa probablemente lo hizo también.

Sin embargo, en lugar de rechazarla por causa de sus problemas y su pasado, Salomón entregó a su esposa un amor que echaba fuera el temor. Él le dio la seguridad de saber que la aceptaba tal y como era. Cuando se refirió a su novia Zulemita como "mi querida" (1:15), utilizó un término que lleva connotaciones de un pastor que cuida con fiereza, que guarda y tiende su cargo.

Hombres, necesitamos el tipo de pasión de Salomón para rescatar y proteger el corazón de nuestra esposa y aceptar todas las dificultades de educación familiar y pasado que todavía pueden ser problemáticas para ella. Dale la libertad para luchar con su pasado sin sentirse degradada o presionada. Esa libertad viene cuando experimenta tu amor consistente y comprometido con ella.

  • Editors' Picks

    The Connection between Halloween & Reformation Day
    The Connection between Halloween & Reformation Day
  • "The Bible Has So Many Contradictions!"
    "The Bible Has So Many Contradictions!"
  • 3 Ways to See God in Your Suffering
    3 Ways to See God in Your Suffering