Susurros Nocturnos - 9 de Marzo, 2016

Mar 9 El Estándar de Platino

DOLOR 

El Estándar de Platino

Hechos 9:15-16

-¡Ve! –insistió el Señor-, porque ese hombre es mi instrumento escogido para dar a conocer Mi nombre tanto a las naciones y a sus reyes como al pueblo de Israel. Yo le mostraré cu´nto tendrá que padecer por Mi nombre. NVI 

La primera vez que encontramos esta palabra griega para ‘sufrir’ en el Nuevo Testamento es en Mateo 16:21, donde dice “Desde entonces comenzó Jesús a advertir a sus discípulos que debía ir a Jerusalén y sufrir muchas cosas a manos de los ancianos, de los jefes de los sacerdotes y de los maestros de la ley, y que era necesario que lo mataran y que al tercer día resucitaría”. Estarán de acuerdo conmigo que Jesús sufrió cruelmente en Jerusalén y ahora, en nuestro texto de hoy, se le pide a Ananías que vaya con Saúl portando este mensaje mesiánico olvidado hace ya mucho, el cual podríamos resumir así: “Toma tu cruz y sígueme”. 

Nuestro cristianismo actual nos da solamente un indicio vago (y cuanto más vago mejor, para ser franco) de que puede haber sufrimiento, pero si esto ocurre será solo para unos pocos elegidos y, mejor aún, fue en el pasado cuando las cosas estaban muy mal y fue allá lejos en una tierra extranjera corrupta y de color diferente. La verdad es que el ‘sufrimiento’, como parte de la descripción de tareas de la disciplina cristiana actual se mantiene bien escondido del cristiano quien ha decidido cambiar su vida pasada por una vida de amor, alegría, paz y felicidad. Después de todo, ¿quién querría venir a la iglesia con ese mensaje? ¡Vamos! ¿Quién estaría deseoso de tomar su cruz y seguir a Jesús por dolor y todas sus manifestaciones, que son las que tratamos de evitar a diario? sin embargo amigos, esta palabra ‘sufrir’ significa experimentar el dolor. Ahora díganme, ¿quién quiere eso?

Nadie excepto un masoquista desea el dolor. Nadie excepto un sádico desea proclamarlo o infligirlo. No obstante, las primeras palabras pronunciadas sobre Pablo no fueron “Dile que he muerto por él, dile que lo amo, dile que he esperado pacientemente por su respuesta, dile que si me sigue ya nunca más sentirá soledad, tendrá carencias o anhelará sentirse amado. Cuéntale sobre el elegante traje del púlpito, la fama televisiva, el carro hecho en Alemania y la mansión donde podrá vivir. Háblale sobre el testimonio de la gracia y la bondad de Dios el cual se manifestará en todas las cosas ‘brillantes’”. No, las primeras palabras y el tema general de instrucción para Pablo es bastante sencillo: “Dile que venga y conozca a mi amigo llamado ‘Dolor’”. 

Dime, ¿quién desearía hoy escuchar tal mensaje grabado en una cruz? Bueno, ciertamente no esas pobres personas manipuladas que solo buscan dejar sus vidas pasadas para obtener una vida mejor. No, ellos no están interesados. Sin embargo, me pregunto, ¿sería posible que aquéllos deseosos de canjear sus vidas sin valor y arruinadas, pervertidas y sin futuro por algo limpio y duradero, por algo con propósito eterno, considerarían su participación en el dolor no como desaliento para ellos, sino más bien como un gozo? Admitiré que es extraño. También admitiré que se ve muy poco en estos días, pero me pregunto si su ausencia nos muestra que hemos estado vendiendo de puerta en puerta objetos de plástico ¡en vez de proclamar los estándares de platino de los discípulos del Rey de Reyes! 

Reflexiona:- Entonces llamó a la multitud y a sus discípulos. –Si alguien quiere ser mi discípulo –les dijo- , que se niegue a sí mismo, lleve su cruz y me siga. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa y por el evangelio, la salvará. ¿De qué sirve ganar el mundo entero si se pierde la vida? ¿O qué se puede dar a cambio de la vida? Marcos 8:34-37 NVI 

Ora: -  Jesús, Maestro, no quiero dolor y tampoco lo elijo. Sin embargo quiero seguirte ante todo cueste lo que cueste, y por ello es que acepto esa parte del trato que es el dolor, pero te pido que, cuando pase por él, que pueda tener siempre el gozo de Tu presencia y el conocimiento de la paz eterna y la libertad que viene de tí. Jesús, Maestro, no quiero dolor y tampoco lo elijo. Pero sí Te elijo a Ti, ¡cueste lo que cueste! Amén.

  • Editors' Picks

    Stop Trying to Read the Bible in a Year!
    Stop Trying to Read the Bible in a Year!
  • The God of All Weather
    The God of All Weather
  • Does Islam Promote Violence?
    Does Islam Promote Violence?
;