Susurros Nocturnos - 7 de Mayo, 2016

May 7 ¿Fieles fracasados?

FIDELIDAD

1 Corintios 4:4,5

“El que me juzga es el Señor. Por lo tanto, no juzguen nada antes de tiempo.”

¿Fieles fracasados?

Tenido por muchos como uno de los más destacados teólogos de su tiempo, referenciado por el Dr. M.L. Jones como "la Flor del Puritanismo", héroe de la fe, la llama inicial del gran avivamiento, misionero a las Indias Housatonicas y Presidente de la Universidad Princeton, Jonathan Edwards fue despedido de su iglesia ¡al perder por votación después de 23 años de servicio y 1200 sermones! La votación fue de 200 a 23 en su contra. Sorprendente.

Igualmente, siempre me sirve de aliento cuando leo acerca de esos pícaros del Antiguo Testamento, a los cuales nosotros a veces ostentosamente les llamamos “héroes de la fe” ya que hoy en día habríamos echado a la mayoría de ellos de nuestras iglesias. Esa es la verdad. ¡Por eso podrás comprender porque me sonrío cada vez que oigo con cuánto cariño se refieren a ellos! Honestamente, yo pienso que si Dios no hubiese mencionado a muchos de ellos en Hebreos 11, como héroes delante de Sus ojos, nosotros, de acuerdo a las normas actuales para juzgar a los grandes cristianos, hubiésemos sacado a la gran mayoría de ellos como verdaderos fracasados, con tremendas faltas y aparentes impedimentos gigantescos que ningún cristiano respetable en la iglesia de hoy exhibiría. Sin lugar a dudas, en algún momento estos héroes de la fe, al igual que Jonathan Edwards serían echados de sus iglesias y tomados como líderes fracasados.

Sin embargo, realmente no es tan fácil comprender un aparente fracaso. Me pregunto si en las grandes audiencias lo que ahora nosotros vemos como fracasos podrían realmente ser juzgados de otra manera. Al parecer, Pablo pensaba de esta forma cuando expresó, “Por mi parte, muy poco me preocupa que me juzguen ustedes o cualquier tribunal humano”(1a. Cor. 4:3). ¿Lo ves? El liderazgo es de hecho una triple combinación de líder, seguidores y circunstancias y cualquiera de estas variables puede enaltecer o derrumbar a la persona que ocupa la posición de liderazgo principal. En esta triple combinación, algunas circunstancias y algunos seguidores pueden estar fuera de tu control. Edwards descubrió esto y ¿sabes? ¡Edwards no era un fracasado!

Amigos, hablo a todos nosotros hoy, ya que todos lideramos en alguna área y digo que estoy cada vez más convencido de tres cosas: Primero, todos somos seres humanos imperfectos. Por lo tanto, sean benignos con sus líderes.

Segundo, el arrepentimiento, el crecimiento y el cambio son procesos continuos para todos nosotros, especialmente para los líderes. Con tus oraciones y tu aliento, con tu gracia y tu favor, y especialmente con tu apoyo, ¡tus líderes mejorarán!

En tercer lugar y lo más importante, nosotros como seguidores podemos ayudar a los líderes, podemos hacerlos grandes y podemos invertir y asegurar su éxito en el liderazgo. Sí, los seguidores pueden levantar o pueden destruir líderes. Piensen en esto.

Reflexiona: “Obedezcan a sus dirigentes y sométanse a ellos, pues cuidan de ustedes como quienes tienen que rendir cuentas. Obedézcanles a fin de que ellos cumplan su tarea con alegría y sin quejarse, pues el quejarse no les trae ningún provecho.” Hebreos 13:17

Ora: Señor, ayúdanos a nosotros los seguidores a hacer grandes a nuestros amados líderes, en el nombre de Jesús. ¡Amén!

  • Editors' Picks

    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
  • Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
    Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
  • So You Think Theology Is Impractical?
    So You Think Theology Is Impractical?