Susurros Nocturnos - 7 de Junio, 2016

Jun 7 El suave azufre de Sansón

CUIDADO

Jueces 16:20

Luego ella le gritó: ¡Sansón, los filisteos sobre ti! Sansón despertó de su sueño y pensó: “Me escaparé como las otras veces y me los quitaré de encima”, pero no sabía que Dios se había alejado de él.

El suave azufre de Sansón

Por supuesto que apesta. ¡Azufre, uf! Huele a huevo podrido. ¿A quién le va a gustar estar cerca de él? La imposibilidad de respirar adecuadamente a su alrededor seguramente nos obligaría a alejarnos en busca del muy necesitado aire oxigenado. Sin embargo, en lo que se refiere a ese diabólico y secreto olor a azufre pecaminoso, muchas personas se empapan de él y parecen encontrarlo muy, muy atractivo. Es cierto. ¡El azufre le sienta de maravilla a nuestro lado oscuro!

Según he aprendido, el azufre es mortal pero también agradable cuando se presenta en extrañas mezclas. Conozco un poema que comienza así: 

Suave Azufre
Este amanecer avanza
Desde el dorado y rugiente cielo
Para acariciar las lascivas curvas
Y respirar sobre las mentiras del amante
¡Ah, sexo inmoral y azufre! Tengan mucho cuidado, esta combinación es mortal. ¡Pero, oh Dios mío, luce y sabe tan bien!

¡Hace un tiempo, yo fui una de las miles de personas en el área donde entonces vivía a las que, mientras manejaba felizmente, el automóvil se les detuvo inesperadamente con un chirrido! El indicador de combustible marcaba dos tercios lleno, pero el mecánico me dijo que no era así. ¡El tanque estaba completamente vacío! Miles de personas en el condado confrontaron el mismo problema. Finalmente los suministradores del combustible se declararon responsables del problema, pues el proceso de refinación no había logrado eliminar el azufre de la mezcla, y demasiado azufre en el combustible provocaba que el mecanismo electrónico del flotador en los tanques de muchos vehículos no funcionara. Uno llenaba el tanque y pensaba que todo estaba bien pero en realidad estaba siendo engañado. Demasiado azufre en la mezcla amigos, simplemente demasiado azufre en la mezcla. Curiosamente, no todos los vehículos presentaron el mismo problema. Algunos parecían asimilar bien aquella mezcla más fuerte y no mostraban ningún problema visible. Bueno, al menos por el momento. 

¡El azufre de Sansón era la suave y delicada, atractiva y deliciosa Dalila! ¡Lo envenenó poco a poco sin él darse cuenta, tanto, que salió como de costumbre a realizar sus tareas pensando que tenía el tanque lleno y funcionando adecuadamente! Sin embargo el suave azufre de Sansón lo dejó finalmente ciego, atado y golpeado. Quizás hoy en día hay muchos Sansones llorando por ahí. Permíteme preguntarte amigo. “¿Qué menjurje de azufre estás ingiriendo a sabiendas, o inhalando secretamente?” Permíteme expresarlo de otra manera. “¿Cuál es tu veneno?” Déjalo ya amigo, déjalo hoy, pues lo único que encontrarás en el fondo de esa amarga copa será ceguera. ¡Sabes a lo que me estoy refiriendo, así que ten cuidado ahora, ten mucho cuidado! 

Reflexiona: “Porque Satanás mismo se disfraza como angel de luz.” 2ª Corintios 11:14

Ora: Señor, dame la capacidad para identificar el azufre. Señor, haz que me repugne; Señor, hazme vomitar; ayúdame a correr Señor. ¡Amén y amén!

  • Editors' Picks

    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
  • Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
    Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
  • So You Think Theology Is Impractical?
    So You Think Theology Is Impractical?