Susurros Nocturnos - 5 de Febrero, 2014

 

Feb | 05 | ¡Levántate y hazlo!
 

LEVÁNTATE 
 
¡Levántate y hazlo!

Habacuc 2:2-3
Y el Señor me respondió: “Escribe la visión, y haz que resalte claramente en las tablilla, para que pueda leerse de corrido. Pues la visión se realizará en el tiempo señalado; marcha hacia su cumplimiento, y no dejará de cumplirse. Aunque parezca tardar, espérala; porque sin falta vendrá”. NVI 

“Y el Señor me respondió:”¿No son estas algunas de las más alentadoras palabras que se encuentran en las Escrituras? El profeta preguntó. El profeta se posicionó. El profeta esperó. El profeta escuchó. En nuestros días las personas están comprando pasajes aéreos para ir al otro lado del mundo y obtener ¡un poco del último ‘derramamiento’, o experimentar algo del ‘cielo abierto’, o del ‘avivamiento’ para poder escuchar a Dios! Si tan solo subiéramos a nuestra propia torre interior y esperáramos en Dios, ¡escucharíamos una palabra para nosotros! Querido amigo, no es que Dios no esté hablando el día de hoy, sino más bien que nosotros, Sus hijos, no estamos tomando el tiempo para escuchar. ¿Dejaría un padre humano de dar consejo a su hijito que lo espera y lo observa respetuosamente y en quietud? ¡Por supuesto que no! ¿Es Dios menos padre que cualquiera de nosotros? ¡Por supuesto que no! Por lo tanto, creo que el problema principal radica en que “ascender a la torre” requiere de un tiempo precioso y de disciplina diaria. Enfrentemos el hecho de que las demandas diarias: Nuestros trabajos, nuestros hijos, los medios de comunicación, el entretenimiento, son todos implacables. Ciertamente, pareciera no haber suficientes horas en el día, ni suficiente energía en nosotros para enfrentar todas sus demandas escrutiñadoras y minuciosas. Como estaba al tanto de este hecho, el Mismo Jesús, nos dejó un modelo de ‘torre de vigía’ a seguir: 

“Muy de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, Jesús se levantó, salió de la casa y se fue a un lugar solitario, donde se puso a orar. Simón y sus compañeros salieron a buscarlo. Por fin lo encontraron y le dijeron: -Todo el mundo te busca” Marcos 1:35-37 

Nadie estaba tan ocupado como Jesús. ¡Las demandas físicas y espirituales que sobre Él recaían eran inmensas! ¿Cómo hizo Él entonces, en su papel de Dios hecho hombre, para ‘hacer frente’ y mostrarnos la huella que debíamos seguir para transitar todo el camino hasta nuestras propias torres de oración y vigilia? Bueno, es bastante simple en realidad: Se levantó. Salió. ¡Y lo hizo! Hace ya algunos años, recuerdo haber realizado un entrenamiento de evaluación para el curso de Upper Yardman, a campo abierto – este es un curso de entrenamiento para sub-oficiales en los Brecon Beacons, en Gales del Sur. Era un entrenamiento muy demandante, además de que me dejaba exhausto, así que el regresar a mi tienda y a mi bolsa de dormir me hacía muy feliz. En una ocasión, ya entrada la noche, un pequeño grupo de Comandos de la Marina Real vino a nuestro campamento. Montaron sus tiendas en silencio, pusieron sus armas a resguardo y se dispusieron a pasar la noche. Recuerdo que a la mañana siguiente, cuando me desperté muy temprano para comenzar con las tareas del día, miré hacia donde los Comandos se habían instalado la noche anterior. Ya no estaban allí y no había ningún rastro de que alguna vez hubieran estado ahí. Mucho tiempo antes del amanecer se habían levantado y, sin hacer ruido, se habían marchado. 

Pon atención a esto: Jesús, literalmente HIZO tiempo para orar. Al igual que un maestro carpintero, este gran escultor del tiempo talló un nicho diario en la madera de cada nuevo día. Recuerda que en la Biblia el día comienza a las 6 de la mañana, por lo tanto, cuando dice que Jesús se levantaba mucho antes del amanecer, todavía era de noche. ¡Había estrellas en el cielo! Ahora bien, ten en cuenta que la cuarta guardia de la noche comenzaba a las 3 de la mañana y no era extraño ver al Señor levantarse para orar a esta hora. 

Olvídate del legalismo y de todas tus excusas quejumbrosas. Si deseas ser grande en las cosas de Dios, si deseas escucharlo, entonces levántate temprano, mucho antes del amanecer y sube a tu torre. Paga el precio. Sé parte de esa minoría selecta. ¡LEVÁNTATE MUCHO ANTES DEL AMANECER Y HAZ LO QUE DEBES HACER! Las personas hacen esto y no se mueren por ello; ¡solamente se van a la cama más temprano! Así que, mi amigo, hoy te digo: Vive tu vida de manera diferente. Levántate de tu cama. Sube a tu torre y escucha y ora. Quizá, ahora sí, ¡escuches al Señor responderte! 

Listen:- Escucha Señor mi oración; considera mis pensamientos. Atiende a la voz de mi clamor, mi Rey y Dios, porque a ti oraré. Oirás mi voz de mañana; Oh Dios de mañana me presentaré, y ante ti esperaré. Salmos 5:1-3 

Pray: -  Señor, te doy mi mente y mi cuerpo. Padre te doy mi tiempo y mi descanso. Padre Dios háblame y muéstrame cosas grandes y maravillosas que no conozco. Habla Señor, que tu siervo oye. Amén.
  • Editors' Picks

    Stop Trying to Read the Bible in a Year!
    Stop Trying to Read the Bible in a Year!
  • The God of All Weather
    The God of All Weather
  • Does Islam Promote Violence?
    Does Islam Promote Violence?
;