Susurros Nocturnos - 5 de Abril, 2016

Apr 5 Se acerca la hora de Dios…

PREPÁRATE

Se acerca la hora de Dios…

Juan 1:6 

Vino un hombre llamado Juan. Dios lo envió. NVI 

Estamos ahora frente al predicador más grande que jamás haya vivido. Un simple mortal, les prevengo, un simple mortal. Aun así, hay tres cosas para resaltar sobre este predicador. 

En primer lugar, y si me permiten lo repetiré, era solo un hombre, un hombre de carne y hueso. Sí, Juan el Bautista era un hombre revestido en el espíritu y el poder de Elías, tanto así que hasta cierto punto, era como si fuera el mismo Elías. Sin embargo, aun Elías no era más que un hombre al igual que Juan. Todo esto debería servir para animarnos si pensamos que nosotros, siendo nada más que hombres, podemos ser llamados y usados por Dios para realizar grandes cosas. ¡Sí, ‘había un hombre’!

En segundo lugar, que este hombre era un enviado ‘de’ Dios; no enviado ‘por’ Dios sino ‘de’ Dios. Ser enviado ‘por’ alguien significa realizar la tarea encomendada en nombre del que nos envía. Sí, con autoridad, y sí, con igual poder y medios como nos hayan sido otorgados, sin embargo, existe una desconexión entre nosotros y el que nos envía. Por el contrario, ser enviado ‘de’ alguien significa todo lo que ya hemos mencionado ‘y algo más’ pues no hay tal desconexión con el que envía. Cuando vienes ‘de’ alguien y de algo, no solo tienes como mensajero el designio y el poder otorgados por el que te envía, sino que también llevas las ropas, la cultura, el tono y la entonación y el estilo y la semejanza del Remitente. Ser enviado ‘de’ un cuerpo, un lugar o una persona, literalmente, personifica a la fuente en el mismo corazón del remitente. Y más importante aún, la palabra ‘de’ lleva consigo la elasticidad de un regreso y una notificación, y la presencia manifiesta de la observación atenta del remitente sobre nuestra respuesta. Juan era un hombre enviado ‘de’ Dios. 

A pesar de la frase “se acerca la hora, se acerca el hombre” utilizada en demasía por algunos ‘reporteros deportivos’, es cierto que cuando la necesidad repique en el reloj de Dios, el hombre del momento llegará en ese instante. Sin embargo, si no hubiere sincronización entre nuestros relojes y el de Dios, indudablemente enfrentaremos tiempos de grandes decepciones. No obstante esto, ‘en la plenitud de los tiempos Dios envió a Su Hijo’ y para preparar el camino, en esa misma plenitud de los tiempos, ‘hubo un hombre… enviado de Dios’. 

¿Quién era este hombre llamado directamente por Dios, cuyo certificado de nacimiento debidamente elaborado había sido entregado en persona por el ángel Gabriel, esa gran criatura de la orden Celestial que permanece de pie en la misma presencia de Dios? Bueno, su nombre es Juan, que literalmente significa: ‘El regalo de Dios’. Juan es el regalo de Dios; él es el ensayo antes de la obra. Juan es el regalo de Dios; él es el organizador de eventos. Juan es el regalo de Dios; él es el barrendero. Juan es el regalo de Dios; él es el que se encarga de dirigir a la gente en el estacionamiento durante ese día. Juan es el regalo de Dios; él es el que atrae la atención, la súper luna en el rojo del amanecer; sí, Juan es el regalo de Dios y la cálida voz de todas nuestras mañanas, llevando las advertencias de eternidad en su lengua cubierta de miel. Amigos, la hora de Dios está casi sobre nosotros.

¿Dónde están los hombres enviados desde el salón del trono del Altísimo? 

Reflexiona:- Mientras se iban los discípulos de Juan, Jesús comenzó a hablarle a la multitud acerca de Juan: “¿Qué salieron a ver al desierto? ¿Una caña sacudida por el viento? Si no, ¿qué salieron a ver? ¿A un hombre vestido con ropa fina? Claro que no, pues los que usan ropa de lujo están en los palacios de los reyes. Entonces, ¿qué salieron a ver? ¿A un profeta? Sí, les digo, y más que profeta. Éste es de quien está escrito:” “Yo estoy por enviar a mi mensajero delante de ti, el cual preparará tu camino.” Les aseguro que entre los mortales no se ha levantado nadie más grande que Juan el Bautista; sin embargo, el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él. Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos ha venido avanzando contra viento y marea, y los que se esfuerzan logran aferrarse a él. Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan. Y si quieren aceptar mi palabra, Juan es el Elías que había de venir. El que tenga oídos, que oiga. Mateo 11:7-15 NVI 

Ora: -  Señor, envía nuevamente a Tus hombres inquebrantables para que hagan temblar la tierra una vez más. Señor, envíanos esos ‘Leones del Señor’, para que los gatitos que ronronean se den cuenta de todo lo que deben y pueden llegar a ser. Señor, envía nuevamente a Tus hombres inquebrantables para que hagan temblar la tierra una vez más. Señor, aquí estoy. Envíame a mí.

  • Editors' Picks

    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
  • Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
    Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
  • So You Think Theology Is Impractical?
    So You Think Theology Is Impractical?