Susurros Nocturnos - 31 de Julio, 2016

Jul 31 El papi del verdadero SLAM

LIBERTAD

Juan 7:46 

¡Nunca nadie ha hablado como ese hombre!, declararon los guardias

El papi del verdadero SLAM

En 1987, Mark Kelly Smith, nacido en el lado este de Chicago, dio inicio a una nueva tendencia de interpretación poética en la Green Mill Tavern. Su realismo resuelto y el sentido innato del ritmo, hicieron de él un intérprete convincente de la “Poesía SLAM”. En la narración de “The Spoken Word Revolution” (La Revolución de la Palabra Hablada), cuenta de la llegada de la poesía slam a la zona oeste de Chicago, que “rompe con la convención” y “se arriesga a ser entretenida e incluyente, dándole a la audiencia la posibilidad de abuchear, hacer ruido con los pies y chiflar a los poetas para que se bajen del escenario”. Dice: “Era anarquía, era escándalo y era Santo, Santo, Santo”. 

En Galilea, después de permanecer 30 años oculto, La Promesa se revela. El Aplastador de Cabezas aparece con tranquilidad, confianza y poder, a través de las cuerdas poseídas y caídas de este planeta para entrar al centro del cuadrilátero, y con Sus palabras, coloca Su agarre poderoso sobre los hombros del adversario, y cada uno de sus aliados de pelea, los cuales durante años habían enceguecido a ojos dolidos y taponeado oídos sangrantes y suplicantes, y golpea al enemigo por la espalda. Todos son tratados con la misma falta de respeto. 

“Sepulcros blanqueados” ¡SLAM!
“Generación de víboras” ¡SLAM!
“¡El día de sábado! ¿Y qué? ¡El sábado fue hecho para el hombre! ¡SLAM!
“Extiende tu mano, amigo” ¡SLAM!
“Hasta las piedras gritarán” ¡SLAM!
Dije: “Hasta las piedras gritarán” ¡SLAM! ¡SLAM! ¡SssLAM! 

¡Observen una vez más al Jesús enfurecido! Porque ahí va, acercándose a grandes pasos al templo, volteando mesas; sí, expulsando a los cambistas fuera del tempo y gritándoles: “Mis Palabras, mis Palabras permanecerán”. Jesús grita: “¡Todo lo demás pasará... se acabará!” ¡Slam! Azotándolos por la espalda y pateándolos, arrojándolos del templo mientras les grita: “La casa de mi Padre será una casa de oración para todas las naciones y no una cueva de ladrones” ¡Slam! Una casa atestada hace que un cuadrapléjico deba ser descendido por el techo descubierto, y Él le dice delante de todos: “¡Te perdono tus pecados!” ¡Slam! Y para que sepan que puede hacerlo, le dice: “¡Toma tu lecho y anda!” ¡Slam! Luego, la mujer atrapada, avergonzada y con su pecho desnudo, es traída delante de Él, la multitud murmurante armada de piedras para matar, aullando por su sangre, es dispersada, atravesada en el pecho con palabras que explotan como una bomba de percusión en sus corazones: “El que esté libre de pecado que arroje la primera piedra” ¡SLAM! Y luego, volviéndose hacia la mujer, le dice: “Mujer, ¿en dónde están los que te acusan? Sí, ¿dónde están los que te acusan? Vete y no peques más”. ¿Lo ven? ¡ Slam! ¡Slam! ¡Sssssssssslam! 

¡Mi Dios!¡Piensen en lo que hizo Jesús...! ¡Piensen en lo que hace el día de hoy! Cuando uno abraza verdaderamente la gracia y el perdón, cuando uno los pone en práctica verdaderamente, son capaces de remover todo el desorden desagradable de nuestras vidas y nos mueven a participar de Su orden restaurador, y yo puedo decirles que cuando esto pasa, “¡es la anarquía, es el escándalo y es Santo, Santo, Santo!” 

Reflexiona: “El Espíritu del Señor omnipotente está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a sanar los corazones heridos, a proclamar liberación a los cautivos y libertad a los prisioneros, a pregonar el año del favor del Señor y el día de la venganza de nuestro Dios, a consolar a todos los que están de duelo, y a confortar a los dolientes de Sión. Me ha enviado a darles una corona en vez de cenizas, aceite de alegría en vez de luto, traje de fiesta en vez de espíritu de desaliento. Serán llamados robles de justicia, plantío del Señor, para mostrar su gloria.” Isaías 61:1-3

Ora: Señor, da hoy un ‘slam’ a las mentiras en mi vida; Derríbame, querido Jesús, pelea conmigo, forcejea conmigo, y al amanecer de este día, tómame por siempre. Hazme ‘cojear’ y apoyarme en Ti, Señor Jesús; sí, ven y dime las cosas como son. Levántate en mi vida, oh, Dios y Roca Eterna, ven a sacudir mi mundo hoy para que nunca vuelva a ser igual. Poderoso Salvador que hoy sea el tiempo en que tú me corrijas y me enseñes. Amén.

  • Editors' Picks

    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
  • Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
    Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
  • So You Think Theology Is Impractical?
    So You Think Theology Is Impractical?