Susurros Nocturnos - 27 de Junio, 2016

Jun 27 La segunda cosa más difícil de hacer

PERDONAR

Lucas 15:18-19

Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: “Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros.”

La segunda cosa más difícil de hacer

Fue necesaria una combinación de pobreza y chiquero para que el hijo pródigo regresase al hogar. Fueron necesarios el profeta Natán y nueve meses de miedo para quebrantar el corazón y las rodillas del adúltero y asesino rey David. El paso del tiempo y la muerte de un ser querido siempre clavan sus garfios en los corazones de los hijos pródigos para ayudar a que éstos regresen. 

Un poema escrito en el dialecto de Derbyshire, sobre un hijo pródigo que entra a toda prisa en el hospital local para ver a su padre antes de que éste muera, dice así: 

He venido a verte, papá 
Vine a verte el día de hoy 
Quiero sentir que estoy contigo 
Porque hubo antes gran distancia entre nosotros 

He venido a verte, papá 
Porque casi no hemos hablado 
Y he extrañado mucho tus palabras 
Y tu tierno abrazo 

He venido a verte, papá 
Porque sólo tengo un padre 
Y yo soy tu hijo de sangre 
Sí, soy tu amado hijo. 

He venido a verte, papá 
Antes de que te marches 
He venido a decirte: ‘Lo siento, papá’ 
Quisiera que te quedases. 

Ojalá nunca me hubiera ido 
Ojalá nunca te hubiera dejado 
Desearía que mis ojos hubieran sido buenos 
Y que mis labios hubieran sido más dulces. 

He venido a verte, papá 
Antes que sea demasiado tarde 
Para decirte que te amo 
Que he dejado las cosas que tú odiabas. 

He venido a verte, papá 
Porque quiero estar cerca 
Y acariciar tu cabello gris 
Y escuchar tu corazón latir. 

Lo más difícil puede ser perdonar al pecador persistente, pero lo segundo más difícil es pedir perdón a otros. ¿Qué tenemos que hacer, amigos? ¿Qué tenemos que hacer para alcanzar la bendición de tener un corazón conforme al de Dios? Lo que debes hacer si quieres ser sanado, y si quieres ser restaurado, es buscar el perdón de aquellos a los que has herido, ofendido o defraudado. ¡Hazlo hoy mismo! 

Reflexiona: “Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos perdonará y nos limpiará de toda maldad. Si afirmamos que no hemos pecado, lo hacemos pasar por mentiroso y Su palabra no habita en nosotros.” 1ª. Juan 1:9-10 

Ora: Ten misericordia de mí, oh Dios, de acuerdo a Tu bondad; de acuerdo a Tus innumerables y muchas misericordias, borra mis transgresiones. Lávame completamente de mi iniquidad y límpiame de mi pecado. Amén y amén.

  • Editors' Picks

    Stop Trying to Read the Bible in a Year!
    Stop Trying to Read the Bible in a Year!
  • The God of All Weather
    The God of All Weather
  • Does Islam Promote Violence?
    Does Islam Promote Violence?
;