Susurros Nocturnos - 25 de Noviembre, 2015

 

Nov 25 La carúncula agitada del Pavo y lo que te hace vibrar

DELEITE

Job 39:13-17

“El avestruz bate alegremente sus alas, pero su plumaje no es como el de la cigüeña. Pone sus huevos en la tierra, los deja empollar en la arena, sin que le importe aplastarlos con sus patas, o que las bestias salvajes los pisoteen. Maltrata a sus polluelos como si no fueran suyos, y no le importa haber trabajado en vano, pues Dios no le dio sabiduría ni le impartió su porción de buen juicio.”

La carúncula agitada del Pavo y lo que te hace vibrar

Desde que el Presidente Lincoln instituyó en 1863 un día nacional para dar gracias, cada presidente desde entonces ha emitido un discurso de Día de Acción de Gracias, por lo general el cuarto jueves de Noviembre. ¡Desafortunadamente, esto se ha vuelto conocido como el Día del Pavo! Así es que retomemos el tema, pues los pájaros son tan prominentes y emblemáticos en la historia de las naciones y bíblicamente tan llenos de referencia e instrucción, ¡que no podemos dejar de aprender algo!

Escribiendo sobre el ave nacional norteamericana, el águila calva, la Federación Nacional de Vida Salvaje relata sobre la primera controversia norteamericana sobre aves (la cual involucraba al águila y al pavo), entre Benjamin Franklin y el Congreso. Ellos escriben: “Un año después de que el Tratado de París diera fin al conflicto con Gran Bretaña, Franklin argumentó que el pavo hubiese sido un símbolo más apropiado. ‘Un ave mucho más respetable y una verdadera nativa de Norteamérica’, subrayó él. Franklin, aunque reconoció que el pavo era ‘un poco vanidoso y tonto’, sostuvo sin embargo que era un ‘ave muy valiente’ que ‘no dudaría en atacar a un granadero de la Guardia Británica vestido con chaqueta roja, que intentara invadir su granja’. El Congreso, no obstante, no estaba convencido”.

Entonces Congreso, díganme ¿qué hay de malo en tener al Pavo como emblema nacional? ¡El Pavo salvaje puede volar más rápido que lo que un caballo puede galopar! Cada una de las patas de los machos muestra un espolón tan tremendamente afilado que intimida y luego se mantiene tan esbelto que pareciera que calza un par de revólveres de seis tiros. ¡Oh sí, un pavo está armado y es extremadamente peligroso! Y en cuanto a belleza, bueno, ¡cuando una bandada de pavos salvajes lleva a los cielos sus plumas iridiscentes, y brillantes, convierten todo el cielo en un domo cobrizo de nubes metalizadas! Su pecho valiente porta sus propias medallas de honor y sus carúnculas preparadas para la guerra brillantemente coloridas, esas masas carnosas alrededor de la cabeza y el cuello, comunican tanto con el color cuando son agitadas, que un cambio de color ocurre, ¡en un nivel ultravioleta que es invisible para los humanos! ¡Imaginen eso! Sí, me parece a mí que a los majestuosos Pavos indudablemente les fue dado un muy mal nombre.

Nuestro versículo de hoy está tomado de una diatriba preciosa de Dios. Suavemente y con amor, pero enérgicamente, Dios reprende a Job, presentando los secretos y maravillosos misterios de Su creación, en el cual Él muy ciertamente toma, lo que a nosotros nos parece que es, un sincero y oculto deleite diario. En nuestro versículo, Dios se refiere al avestruz, creada a propósito por Él para ser un ave ¡que no se comporta como tal! Un ave que es, en efecto, torpe y boba. ¡Imaginen eso! Dios dice: “No le he dado la sabiduría que ella debería tener para cuidar adecuadamente a sus crías”. ¡Oh sí, Él dijo eso amigo!

El punto de este pasaje es este: Dios te creó y aunque comparado con otras personas puede que no seas el foquillo más brillante en el árbol; aunque, comparado con otras personas puede que no seas el bulbo más grande entre las flores; aunque, comparado con otras personas… bueno, entienden mi punto. Dios no hace comparaciones. ¡Tú eres de la forma en la que Él te creó! ¡Sí, lo eres! Creo que en cierta forma placentera para el Padre, y más sorprendente para otros, tú has sido dotado para sobresalir. ¡Encuentren eso, amigos! Mi sospecha es que lo encontrarán cuando busquen en los profundos deleites del corazón que Dios les dio. ¿Qué es lo que los hace vibrar, hermanos? ¿Qué les trae gozo y les hace sentir que el Señor se deleita? Encuéntrenlo, porque es muy probable que allí ustedes sobresalgan. ¿Saben? tal vez, ¡ser un poco como un Pavo no sea tan malo después de todo!

Reflexiona: “…pues Dios no le dio sabiduría ni le impartió su porción de buen juicio. Pero cuando extiende sus alas y corre, se ríe de jinetes y caballos.” Job 39:17-18

Ora: Jesús, muéstrame mi corazón, mi nuevo corazón dentro de mí, mi verdadero corazón, mi corazón bueno, mi corazón restaurado; luego ayúdame a vivir con él y a desenvolver sus maravillosos tesoros, estos fantásticos regalos que recibo de Ti, y que yo pueda sentir Tu presencia y vivir en ella. Amén.

  • Editors' Picks

    Stop Trying to Read the Bible in a Year!
    Stop Trying to Read the Bible in a Year!
  • The God of All Weather
    The God of All Weather
  • Does Islam Promote Violence?
    Does Islam Promote Violence?
;