Susurros Nocturnos - 25 de Julio, 2016

Jul 25 Esos agnósticos desagradables

SABER

Romanos 1:18-23 

Así que Dios tiene misericordia de quien él quiere tenerla, y endurece a quien él quiere endurecer. Pero tú me dirás: Entonces, ¿por qué todavía nos echa la culpa Dios? ¿Quién puede oponerse a su voluntad? Respondo: ¿Quién eres tú para pedirle cuentas a Dios? ¿Acaso le dirá la olla de barro al que la modeló: "¿Por qué me hiciste así?" ¿No tiene derecho el alfarero de hacer del mismo barro unas vasijas para usos especiales y otras para fines ordinarios? ¿Y qué si Dios, queriendo mostrar su ira y dar a conocer su poder, soportó con mucha paciencia a los que eran objeto de su castigo y estaban destinados a la destrucción? ¿Qué si lo hizo para dar a conocer sus gloriosas riquezas a los que eran objeto de su misericordia, y a quienes de antemano preparó para esa gloria?

Esos agnósticos desagradables 

El vicario estaba en la entrada de la iglesia saludando de mano a todos los feligreses que salían del servicio. Viendo a una nueva visitante ya mayor, le extendió la mano y, al saludarla, le agradeció por venir y le preguntó si había disfrutado el sermón. Ella lo miró directo a los ojos y olvidando la palabra “acústica”, le contestó: “Pues querido mío... estoy segura de que estuvo muy bueno, pero debido a todos los malos “agnósticos” que usted tiene en estos viejos edificios, fue muy difícil entender con precisión lo que estaba diciendo”. 

Bertrand Russell dice que: “Un agnóstico piensa que es imposible conocer la verdad en lo que se refiere a asuntos como Dios y la vida futura, cosas de las que se ocupan el cristianismo y otras religiones. O si no es imposible, al menos es imposible en el tiempo presente”. A simple vista, esta descripción puede presentar al agnosticismo como una posición filosófica del tipo “vive y deja vivir”... Ya saben, liberal pero no extremista. Justo como la anciana señora. ¡No señor... cuidado! El agnosticismo es como un lagarto hambriento. Tiene dientes y los devorará si le dan la menor oportunidad. 

Muchos de los llamados libres pensadores pueden ahora unirse a una multitud de organizaciones libertinas, listas para contratar y utilizar todos los montones de rocas desdeñosas que tales libre pensadores han reunido a lo largo de los años (y créanme, mis amigos, en nuestra estupidez e ingenuidad hemos dejado muchas municiones por ahí para que ellos las tomen). Por ejemplo, la Iglesia Universal Triunfante del Agnóstico Apático (eslogan: “No sabemos y no nos importa”) pudo haber empezado como una broma y un ejercicio de ironía, pero sus documentos publicados contra el cristianismo y la existencia conocible de un ser superior, muestran una intensidad tan mordaz contra la gente que dice tener una “revelación” y un “conocimiento de su Hacedor”, de Dios, ¡que es muy obvio que hace mucho tiempo deberíamos habernos despertado, vestido y levantado! 

Pero ten cuidado, amigo, ¡porque si nos levantamos, necesitamos entonces seguir adelante! Tenemos que vivir lo que predicamos, tenemos que mostrar aquello que proclamamos y necesitamos ser una prueba indubitable de que Dios en verdad está entre nosotros. El mundo no tiene nada más que desprecio por los que practican la religión, y disgusto por aquellos que no practican lo que predican. Tal vez deberíamos tener el mismo enfoque. Creo que ha llegado nuestro momento de producir “los bienes cristianos”, porque me pregunto si es que el mundo está gimiendo realmente en su anhelo por ver la evidencia auténtica y sobrenatural de Cristo en el pueblo redimido de Dios. Por favor Dios, que así sea, porque nuestro gnosticismo no es el susurro de secretos en claustros de paredes altas, ¡sino gritos desde los tejados que hablan de la revelación de Dios a través de Jesucristo! Los verdaderos gnósticos de Dios necesitan tener un resurgimiento arrasador en nuestro tiempo. 

Entonces permíteme preguntarte hoy: ¿Conoces a Dios? ¿Pueden tus enemigos decir que al menos tú 'das la impresión' de conocer a Dios? ¿Pueden ellos dar razón de la esperanza que vive en ti? ¿Tu relación es tan vital con Jesús, tan vibrante en su conectividad, tan visionaria en percepción, tan liberal en cuanto a las cosas que posees, que recibes el nombre de “ciudad sobre el monte”, “sal”, “luz”, “misericordia” e incluso “amor que descendió”? 

Estarán de acuerdo conmigo, estoy seguro, en que “los verdaderos gnósticos de Dios necesitan tener un resurgimiento arrasador, y aquellos de nosotros que decimos tener a Dios, debemos ser una evidencia viva de que así es”. Así qué, ¿qué vas a hacer al respecto, amigo? 

Reflexiona: “También sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado entendimiento para que conozcamos al Dios verdadero. Y estamos con el Verdadero, con su Hijo Jesucristo. Éste es el Dios verdadero y la vida eterna.” 1ª. Juan 5:20 

Ora: Señor, muéstrame los signos de que soy tuyo a través de permitirme llevar buenos frutos y hacer obras maravillosas. Amén.

  • Editors' Picks

    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
  • Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
    Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
  • So You Think Theology Is Impractical?
    So You Think Theology Is Impractical?