Susurros Nocturnos - 25 de Febrero, 2016

Feb 25 Paz declarada y, por consiguiente, manifestada
 
CONFIANZA 
 
Paz declarada y, por consiguiente, manifestada
 
Habacuc 2:20
 
“… el SEÑOR está en su santo templo; ¡guarde toda la tierra silencio en su presencia!” NVI
 
El justo vivirá por la fe y, un día, la gloria del Señor cubrirá la tierra. El versículo de hoy nos da certeza de esto y, en consecuencia, nos ordena estar quietos ante el sabio y soberano gobierno del Señor. Dios está en control. Dios ocupa el único trono que importa, el santo trono de Su templo. Es solamente una visión de esta soberanía absoluta de Dios la que llevará nuestras almas vigilantes de la preocupación a la adoración, de un pánico que nos hace tartamudear, a una respiración profunda y una perfecta paz, a un silencio de santidad en Su presencia.
 
Salomón, el constructor del primer templo en la tierra, manifestó claramente que los cielos, e incluso los cielos de los cielos, no podían contener la grandeza de Dios (1ª Reyes 8:27); sin embargo, Dios está en todas partes, siempre y al mismo tiempo; en Él vivimos y por Él nos movemos y somos, a la vez que Se manifiesta en la gloria Shekhiná del propiciatorio sobre el arca del pacto y en el templo de viviente de Su único Hijo, Jesucristo nuestro Señor, quien está en Su templo en el cielo. Así, Dios nunca está ausente de Su trono de dominio. Siempre se encuentra al mando, conduciendo el timón, en el escritorio, en el único Palacio de Gobierno que importa. 
 
Cristiano, tú podrás pensar que Dios no está haciendo bien las cosas en cuanto a cómo gobierna las naciones, pero sigue siendo Su trabajo, a pesar de todo. Confía en que Él sabe cómo hacerlo. ¡Deja de juzgar a Dios! ¿Quién eres tú…vaso de barro insolente? ¡Deja de quejarte, deja de preocuparte, deja de protestar! ¡Mejor humíllate, arrodíllate y adórale! Haz silencio. Calla. Quédate quieto. El Señor reina, así es, aun hoy, en tu vida, en tu ciudad, en tu nación, incluso ahora, el Señor reina desde el lugar supremo de gobierno, Su santo templo. Él no se ha ido. Él no se ha tomado vacaciones, ni se ha ido en un tour de golf. ¡El Señor aún está reinando!
 
La fe en la soberanía de Dios basada en las declaraciones firmes de Su gobierno llevará a la calma y, en algún momento, al canto. En cuanto a Habacuc, lo que sigue a este humilde silencio del profeta mientras él mismo lidera al mundo en reverencia silenciosa y respetuosa, es una sonata. Toma el Salmo 11 ahora mismo y hazlo tu canto de oración esta noche: 
 
Reflexiona:- En el SEÑOR hallo refugio. ¿Cómo, pues, se atreven a decirme: “Huye al monte, como las aves”? Vean cómo tensan sus arcos los malvados: preparan las flechas sobre la cuerda para disparar desde las sombras contra los rectos de corazón. Cuando los fundamentos son destruidos, ¿qué le queda al justo? El SEÑOR está en su santo templo, en los cielos tiene el SEÑOR su trono, y atentamente observa al ser humano; con sus propios ojos lo examina. El SEÑOR examina a justos y a malvados, y aborrece a los que aman la violencia. Hará llover sobre los malvados ardientes brazas y candente azufre; ¡un viento abrasador será su fuerte! Justo es el SEÑOR, y ama la justicia; ¡por eso los íntegros contemplarán Su rostro! Salmos 11 NVI
 
Ora: -  En Ti y en Tu soberana voluntad confiamos, oh Señor. Gentil Soberano, ven y sé Tú el que gobierne mi corazón, mi mente y mi boca. Amén ¡y que siempre yo alabe Tu santo nombre!
  • Editors' Picks

    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
  • Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
    Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
  • So You Think Theology Is Impractical?
    So You Think Theology Is Impractical?