Susurros Nocturnos - 21 de Marzo, 2016

Mar 21 Esa sensación de hundirse

FIEL 

Esa sensación de hundirse

Mateo 14:25-30

En la madrugada, Jesús se acercó a ellos caminando sobre el lago. Cuando los discípulos lo vieron caminando sobre el agua, quedaron aterrados. -¡Es un fantasma! –gritaron de miedo. Pero Jesús les dijo enseguida: -¡Cálmense! Soy yo. No tengan miedo. –Señor, si eres tú –respondió Pedro-, mándame que vaya a ti sobre el agua. –Ven –dijo Jesús. Pedro bajó de la barca y caminó sobre el agua en dirección a Jesús. Pero al sentir el viento fuerte, tuvo miedo y comenzó a hundirse. Entonces gritó: -¡Señor, sálvame! 

Imagina continuar leyendo desde el versículo 30 y que dijera algo así:

“¡Señor, sálvame!”

31 pero el Señor dijo: ‘No’ y siguió su camino mientras Pedro era devorado por las espumosas aguas y succionado hacia las profundidades.

32 Cuando Jesús subió a la barca, el viento cesó.

33 Y entonces aquellos que estaban en la barca lo contemplaron horrorizados.

34 “Bien”, dijo Jesús, “Hay mucho por hacer, muchachos, ¡Sigan remando!”

35 Y así lo hicieron.

36 Y, de pronto, todas esas preguntas que tenían sobre Pedro: ¿Por qué se le había abandonado para que se ahogara? ¿Cuáles podrían haber sido sus pecados secretos?, y demás, se hundieron en lo profundo de sus aguas ahora calmas, junto con la ‘roca’ en persona cuyo cuerpo hinchado era ahora comida de los peces que no tenían dinero en sus bocas. 

Si se quedan el tiempo suficiente verán cosas muy extrañas en la vida cristiana y en la iglesia. 

Lo primero que verán es que ‘dos más dos no siempre es cuatro’. Las mejores personas realizan las peores elecciones; y las peores muestran ser las más fieles. Dios se mueve en silencio, sí; el Señor se aleja y pareciera hacerlo en el momento en que más lo necesitamos.

Lo segundo que verán es que ‘la vida continúa’. Las personas, los profetas, los pastores, los líderes, todos vienen y van, y no importa si su partida es buena o mala, las ruedas siguen girando, ¡la tierra sigue girando! las personas sacan lo mejor de cada situación y la vida prosigue. He comprobado que esto siempre es un shock para aquellas personas que se creen irremplazables.

Lo tercero que notarán es que en nuestros días ‘la gente elige olvidar’. Así es, esconden las preguntas difíciles, y con ello cualquier esperanza de obtener alguna respuesta beneficiosa, en ese desordenado depósito de equipaje detrás de las puertas cerradas y aseguradas en el fondo de su memoria. Siguen remando; lidian con lo que tienen a la mano. 

Enfrentémoslo, muchos de los que comienzan a caminar sobre el agua, aquellos que creen que pueden hacerlo, se hunden bajo las olas y a pesar de sus gritos pidiendo ayuda, no son rescatados de las aguas por Cristo directamente ni por ese gran barco de fe llamado iglesia. El grito de ‘hombre al agua’ a veces se escucha cuando el agua ha llegado hasta arriba pero, en la mayoría de los casos, el barco sigue navegando sin prestar atención y muchos son dejados atrás flotando en un mar abierto, frío, oscuro, solitario y profundo. 

De modo que Juan, el bautista, pierde su cabeza por la petición de una mujerzuela; y Pablo, probablemente, pierde la suya en Roma. ¿Quién sabe? Los finales no se escribieron. Pedro se comió un pastel que lo hizo atragantarse hasta causarle la muerte y Santiago hizo feliz a la gente que disfrutó cuando lo masacraban, mientras que Esteban golpeó las rocas, o para ser más exactos, las rocas golpearon su pequeño rostro angelical, y diez millones y millones más además de ellos, cuyos nombres no han llegado hasta nosotros y que fueran enterrados en tumbas desconocidas, han cruzado ese mismo río ‘inexplicablemente’ hacia la tierra de Gloria. 

Para mí es evidente que muchos caminan sobre el agua, y así debe ser. Para mí es evidente que Cristo siempre saca del agua al que clama y al que se está ahogando y lo toma en Sus fuertes y vigilantes brazos. Siempre lo hace. Para mí es evidente que mientras Cristo hace estas cosas y en ocasiones nos regocijaremos al ver a los que han sido rescatados nuevamente en el bote, mucho más a menudo, simplemente, encontraremos el bote vacío flotando a la deriva. 

Hablando como un viejo marinero, ¡me pregunto si no deberíamos tener más simulacros de ‘hombre al agua’! Hablando como un viejo curador de almas, me pregunto si no debiéramos tener más autopsias, más investigaciones y muchas más preguntas. Me pregunto si al hacer esto no nos volveríamos una tripulación más fuerte, un bote más feliz y un navío de línea mucho más atractivo. Creo que podría ser.

Si en el día de hoy sientes que te hundes, entonces es momento de gritar más fuerte aún. Si en el día de hoy sientes que te hundes, entonces es momento de estirar tu mano todavía más. Si en el día de hoy sientes que te hundes, tal vez es que es momento de mirar hacia arriba porque ¡mira! ¡se acerca tu salvación! 

La vida continúa, ¡pero que se avergüence esa iglesia que sigue remando y es indiferente! 

Reflexiona:- Le abrí a mi amado, pero ya no estaba allí. Se había marchado, y tras su voz se fue mi alma. Lo busqué y no lo hallé. Lo llamé, y no me respondió. Me encontraron los centinelas mientras rondaban la ciudad; los que vigilan las murallas me hirieron, me golpearon; ¡me despojaron de mi manto! Yo les ruego, mujeres de Jerusalén, que si encuentran a mi amado, ¡le digan que estoy enferma de amor! Cantares 5:6-8 NVI 

Ora: -  Padre, cuando las aguas inexplicables me rodeen y se acerquen a mí, sí… ven rápido en mi ayuda. Cuando las varas injustas marquen mi espalda y las piedras del odio me golpeen en la mejilla, cuando los tres grandes navíos de mi mañana se estrellen contra los arrecifes negros de mis lunes, cuando mis pies no puedan tocar fondo ni por la luz de luna de la noche ni por la luz del sol durante el día, quédate conmigo Oh mi Dios; quédate por favor conmigo en los fríos y solitarios momentos inexplicables de mi vida. Amén y amén.

  • Editors' Picks

    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
  • Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
    Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
  • So You Think Theology Is Impractical?
    So You Think Theology Is Impractical?