Susurros Nocturnos - 21 de Abril, 2014

 

Apr | 21 | ¡Cuidado! Incluso los ases cometen errore

 
PERSEVERANCIA

2 Pedro 3:16
... como también en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas, en las cuales hay algunas difíciles de entender, que la gente ignorante e inestable cambia para su propia destrucción, como lo hacen también con el resto de las Escrituras.

¡Cuidado! Incluso los ases cometen errores

El fin de la guerra estaba a sólo meses de llegar y el comando aéreo de los Alemanes encaraba tanto a los cada vez mejores aviones británicos y a la disminución de sus propios números. Las fuerzas Alemanas ahora tenían menos ases en sus manos. Manfred von Richthofen, alias el Barón Rojo, fue derribado hoy en 1918.

La emoción de la caza había desaparecido para el Barón von Richthofen, ya que la mayoría de sus colegas ya habían sido muertos y sus propias heridas le hacían agonizar. Si bien la doctrina aérea alemana que él mismo escribió estipulaba que, "Uno nunca debe mantenerse obstinadamente con un oponente que, por mala puntería o habilidad en los giros, no ha podido derribar durante la batalla, hasta que está muy lejos en el lado enemigo", no obstante él persiguió a su presa Británica mucho más adentro del territorio enemigo y mucho más cerca de la tierra, de lo que su propio sentido común debería haberle permitido.

El piloto y oficial Británico May dijo después que había sido sólo su pilotaje errático y falto de entrenamiento lo que le salvó de Richthofen, quien siguió el camino errático de este piloto novato, hasta que una sola bala, disparada desde detrás de él, pasó en diagonal a través de su pecho. Richthofen se estrelló y se incendió. Después de un sorprendente récord de 80 muertes, él fue derribado por una sola bala. No se sabe a ciencia cierta si fue de un artillero desde el suelo o de un piloto Canadiense que venía a darle ayuda al piloto Británico. Una sola bala y el avión triplano de color rojo brillante del Barón Rojo desapareció para siempre. No seguir su propia doctrina, al final lo llevó a su propia destrucción. Recuerda eso.

Como nota adicional, tal vez le interese saber que el nuevo comandante del escuadrón de Richthofen decidió pintar su avión completamente blanco. ¿Un buen color, pensaría uno, para sustituir el extravagante y ostentoso color rojo del as muerto de la aviación? El nombre del nuevo comandante era Hermann Göring, el más infame nazi que llegaría a ser jefe del Luftwaffe. En los juicios de Nuremberg, él mismo se envenenó la noche antes de su ejecución por crímenes contra la humanidad.

Reflexiona: "Por lo tanto, amados, puesto que ustedes saben esto de antemano, tengan cuidado de no caer también desde su propia firmeza, al ser arrastrados por el error de los impíos." 2a Pedro 3:17

Ora: Señor, ayúdame a aferrarme a mi convicción sin vacilaciones. El día es largo y estoy cansado. Ven en mi ayuda, Oh Señor mi Dios. Amén.

 

  • Editors' Picks

    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
  • Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
    Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
  • So You Think Theology Is Impractical?
    So You Think Theology Is Impractical?