Susurros Nocturnos - 20 de Febrero, 2014

 

Feb | 20 | El tercer ‘ay’ de cinco – El problema con la sangre, el sudor y las lágrimas

 
CONSIDERA 
 
El tercer ‘ay’ de cinco – El problema con la sangre, el sudor y las lágrimas

Habacuc 2:12-14
¡Ay del que construye una ciudad con asesinatos y establece un poblado mediante el crimen! ¿No ha determinado el SEÑOR Todopoderoso que los pueblos trabajen para el fuego y las naciones se fatiguen por nada? Porque así como las aguas cubren los mares, ¡así también se llenará la tierra del conocimiento de la gloria del SEÑOR! NVI

CONSIDERA Habacuc 2:12-14 ¡Ay del que construye una ciudad con asesinatos y establece un poblado mediante el crimen! ¿No ha determinado el SEÑOR Todopoderoso que los pueblos trabajen para el fuego y las naciones se fatiguen por nada? Porque así como las aguas cubren los mares, ¡así también se llenará la tierra del conocimiento de la gloria del SEÑOR! NVI El tercer ‘ay’ de cinco – El problema con la sangre, el sudor y las lágrimas

Haciendo a un lado eso de que una nación está siendo utilizada como la espada del Señor en el juicio directo de Dios sobre un pueblo, empresa, casa, villa, ciudad o nación, todo lo que se construya como consecuencia de la masacre de otro pueblo quedará bajo una terrible maldición. He aquí un ejemplo: Adam Clarke, el de algún modo controversial, aunque fallecido hace ya bastante tiempo, teólogo Metodista británico, hace referencia a esa gran pestilencia en algunas de nuestras propias naciones en un momento determinado y sobre las frases del comienzo de este versículo, realiza el siguiente comentario: 

“Y estas cosas se referirán a las grandes fortunas ganadas y a los edificios levantados a través del comercio de esclavos, mientras para cualquier mente considerada y humana, los muros levantados de esta manera aparecen como formados por los huesos de hombres esclavos y cementados con su sangre. Les digo que los pueblos o las propiedades establecidas mediante esta iniquidad, pronto serán ruinas, y las fortunas hechas de esta manera, en la mayoría de los casos, se volverán paja y polvo ante el torbellino de indignación de Dios.”

La opresión ha sido una corriente de ingresos cubierta de sangre en las arcas de Babilonia desde su fundación, y aunque poco después del diluvio continuó engrandeciendo sus edificios con magnificencia admirable y con lo que parecían ser defensas poderosas e impenetrables, sus muros decorados ya se estaban corrompiendo por la maldición de los pueblos cuya sangre, sudor y lágrimas fueron derramados para construirlos. Rescatados de las arenas del tiempo, una pequeña parte de los restos de la incendiada ciudad de Babilonia, puede verse en el Museo Británico de Londres, la ciudad más grande de Occidente. Una pequeña parte de lo que fue bueno y que se ha conservado del Imperio Británico, la primer superpotencia verdaderamente global, puede verse en las democracias parlamentarias en todo el planeta. Más allá de esto, así como Babilonia desapareció bajo la arena, también desapareció Britania bajo las olas de la guerra, la bancarrota, la inmigración colonial y, finalmente, en ese experimento de asignación del 1/7 del control global llamado la Unión Europea. “¡Ay de aquel que construye una ciudad con sangre, y funda una ciudad con iniquidad!”

Aquí hay un principio: a pesar de la aparente protección inexpugnable de las riquezas de los carteles de la droga, de las mafias nacionales y de cualquier otro imperio injusto, grande o pequeño, no importa cuántas décadas o siglos parecieran durar, cuando se construyen sobre las espaldas ensangrentadas de otros, caerán, y caerán, y caerán. Por lo tanto, dime esta noche, ¿están siendo tus pequeños imperios, tus colmadas cajas de seguridad, tus cuentas bancarias, tu autoestima, tus habilidades y tu popularidad, tu ego, todos ellos, fundados sobre bases injustas? ¿Están tus muros incrustados de las ‘maldiciones’ de otros injustamente menospreciados, destituidos o humillados para que tú fueras levantado? Si este es el caso, lo que sea que hayas construido, quienquiera que seas tú o tu familia, tanto tú como ellos caerán, y caerán, y caerán. 

Reflexiona:- De modo que colgaron a Amán en la estaca que él había mandado levantar para Mardoqueo. Con eso se aplacó la furia del rey. Ese mismo día el rey Asuero le dio a la reina Ester las propiedades de Amán, el enemigo de los judíos. Mardoqueo se presentó ante el rey, porque Ester le había dicho cuál era su parentesco con ella. El rey se quitó el anillo con su sello, el cual había recuperado de Amán, y se lo obsequió a Mardoqueo. Ester, por su parte, designó a Mardoqueo administrador de las propiedades de Amán. Ester 7:10-8:2 

Ora: -  Señor, ten misericordia de nosotros cuando a expensas de otros, cubrimos nuestros pies en zapatillas de marfil y nuestros hombros con ropas ostentosas. Ayúdanos a vivir sabiamente y a dar generosamente. Amén y que así sea.

 

  • Editors' Picks

    Stop Trying to Read the Bible in a Year!
    Stop Trying to Read the Bible in a Year!
  • The God of All Weather
    The God of All Weather
  • Does Islam Promote Violence?
    Does Islam Promote Violence?
;