Susurros Nocturnos - 19 de Junio, 2016

Jun 19 Promesas y más promesas

ETERNO

Mateo 6:19-20

“No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar.

Promesas y más promesas

Un día mientras me tomaba un café con un amigo quien administraba su propia cartera de acciones, me sorprendí al descubrir la imperiosa necesidad de un cuidado extremo, de la propagación del riesgo y el seguimiento diario de las alzas y bajas del mercado. Uno de sus comentarios realmente me dejó perplejo. El dijo: “Las inversiones tienen un rendimiento fijo y seguro, pero todo este “asunto” del mercado de valores es pura especulación; no hay nada seguro en todo esto”. Y está en lo cierto. 

Thomas Friedman (el corresponsal de asuntos exteriores del New York Times) en su sorprendente libro sobre la Globalización The Lexus and the Olive Tree (El Lexus y el Olivo) insiste constantemente en el mismo hecho. Lo que ocurre en los mercados Taiwaneses puede, al siguiente día, tener un efecto desastroso en los empleos norteamericanos. Este mercado especulativo e interrelacionado se convierte en un capataz al que hay que dominar o ante el cual hay que someterse, ¡todos los días! La especulación es así. Vaya a una reunión de jugadores anónimos y pregúnteles. No hay nada seguro en el mundo especulativo. ¡Absolutamente nada! 

Hace muchos años, siendo un joven cristiano dentro de la Marina Británica, me encontraba siempre rebatiendo acusaciones tales como “El cristianismo no tiene en realidad ninguna importancia, todo son “promesas y más promesas”; o “es sólo ‘una muleta’ para los enfermos”. La respuesta que yo daba al tema de que Jesús era una muleta, era sencilla: “Jesús es más que una muleta para mí: ¡es una silla de ruedas! Sin El no puedo hacer nada. ¡Absolutamente nada!”. Esto es así todavía, por supuesto. 

Para responder a la acusación de “Promesas y más promesas”, o de “esos son Castillos en el aire” yo podía y solía mencionar una serie de precedentes presentes e históricos de vidas milagrosamente transformadas y detalles de pueblos y aun naciones que se habían convertido a Cristo. Sin embargo hoy, en vez de entrar en un conflicto verbal, yo solamente lo dejo así. “¿Castillos en el aire?” respondo yo, “¿Promesas y más promesas?” ¡Seguro que sí niño! Porque todo lo que vemos ahora va desapareciendo y por lo tanto, hasta cierto punto, todo no es más que una farsa temporal en un escenario eterno. Y, sí, la verdad es que con respecto al cristianismo, una gran parte de él es ciertamente y absolutamente “¡promesas y más promesas!”. 

Cada vez me estoy volviendo más futurista en mi perspectiva. Por fe, he dejado de especular, y en lugar de eso, quizás por primera vez, estoy invirtiendo en ‘futuros’. ¿Y tú qué mi querido amigo? ¿Tú qué? ¿Te gustaría tener promesas y más promesas? 

Medita: “Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.” Mateo 6:21(NVI)

Ora: “Polvo y aire” oh, Señor, todo es sólo “polvo y aire” y aunque es maravilloso, sabemos que todo pasa y algún día desaparecerá. Mi Señor Jesús enséñame hoy el verdadero valor de Tu cielo, el valor de Tu tesoro y la naturaleza eterna de Tu recompensa. Manténme lejos de las cosas que realmente no tienen valor. Esta es mi oración el día de hoy. Amén.

  • Editors' Picks

    Stop Trying to Read the Bible in a Year!
    Stop Trying to Read the Bible in a Year!
  • The God of All Weather
    The God of All Weather
  • Does Islam Promote Violence?
    Does Islam Promote Violence?
;