Susurros Nocturnos - 19 de Febrero, 2016

Feb 19 El segundo ‘ay’ de cinco – Piedras que gritan y maderos que resuenan

CONSIDERA 

El segundo ‘ay’ de cinco – Piedras que gritan y maderos que resuenan

Habacuc 2:9-11

“¡Ay del que llena su casa de ganancias injustas en un intento por salvar su nido y escapar de las garras del infortunio! Son tus maquinaciones la vergüenza de tu casa: exterminaste a muchas naciones, pero causaste tu propia desgracia. Por eso hasta las piedras del muro claman, y resuenan las vigas del enmaderado.” NVI 

Será Nabucodonosor quien busque el engrandecimiento de su propia casa, (o sea, el de su propia familia), y hará esto a costa de otros. Igual a esta, es la historia de mis islas, y también es la historia de la humanidad en general. 

Yo soy un hombre que cree en el mercado libre, pero aun así, cuando mi libertad financiera y la construcción del reino de mi familia significa la esclavitud para otros, la consecuencia de esto es mucho dolor y maldiciones, y dichas maldiciones son poderosas y trascendentes y, como sucede a menudo, parecieran estar escritas en dos clases de muros.

Primero, los muros de las víctimas. A pesar de que no todas las cosas creadas hablan con palabras, igualmente tienen una voz con la que comunican. ¡Los objetos inanimados tienen voces muy enérgicas! Dios escucha todas y cada una de estas voces y dará respuesta a todas ellas. Cada llanto por la sangre derramada, cada alarido de una ruina incendiada, cada uno de los horrores registrados en las piedras quebradas y horrorizadas, incluso cada testimonio de terror arrancado a los retorcidos nudos de las aterradas vigas, Dios los escucha y toma nota.

Segundo, los muros de los ricos. Los exuberantes decorados en los edificios de Babilonia fueron construidos, en su mayoría, por medio de la conquista avara y el robo que le siguió. No todas, pero la mayoría de las grandes casas de este mundo ¡fueron levantadas de igual forma! Como un auténtico republicano y defensor del libre mercado, siempre me ha impactado el asombro y la incredulidad reflejados en los rostros de los comparativamente más pobres, cuando sus gobernantes pasan delante de ellos cubiertos de joyas hasta el cuello. ¿Por qué razón nos sentimos orgullosos de las familias que nos gobiernan, las cuales se han levantado por los saqueos de antaño y la manipulación presente del mercado? Sé consciente de esto, querido amigo: el robo de antaño tiene voces en el presente, y Dios aún las escucha. ¿Por qué, en realidad, estás codiciando ese alarde? ¿Por qué estás tan enamorado de las celebridades de cualquier tipo? ¿Podría ser obra de la codicia personal? Yo creo que sí. 

Personalmente pienso que las voces de los objetos inanimados, esos testimonios condenatorios que se nos presentan aquí y que provienen de las piedras y los maderos, pueden ser mucho más que algo poético o literario. En este momento, la “memoria orgánica en estado sólido” está capturando la atención y está logrando un avance en el almacenamiento y recuperación de información, y aunque pueda parecer extremadamente bueno, me pregunto si aún debemos sondear en las profundidades de lo que ya está grabado y almacenado en los intrincados patrones de las plantas y la madera, de las aguas quietas y las piedras inmóviles. El reino espiritual, por lo general, no es silencioso, sino fantásticamente ruidoso y lleno de voces parlantes. 

Por lo tanto, no hay nada oculto y nada de lo que no haya constancia. Toda la evidencia relacionada será presentada en el día de nuestro juicio. En vista de esto, querido amigo cristiano, asegurémonos de buscar primero el Reino de Dios y Su justicia, pues nuestro tesoro y nuestra vida serán juzgadas por el fuego, el cual probará una de dos cosas, o que somos: “madera, heno y rastrojo” o bien “oro, plata y piedras preciosas”.

Finalmente, dime Pastor: ¿En qué momento la iglesia de Dios se convirtió en tu negocio y herencia familiar? Y tú, Congregación, dime, ¿por qué permites que esto suceda? 

Reflexiona:- Al acercarse él a la bajada del monte de los Olivos, todos los discípulos se entusiasmaron y comenzaron a alabar a Dios por tantos milagros que habían visto. Gritaban: -¡Bendito el Rey que viene en el nombre del Señor! -¡Paz en el cielo y gloria en las alturas! Algunos de los fariseos que estaban entre la gente le reclamaron a Jesús: -¡Maestro, reprende a tus discípulos! Pero él respondió: -Les aseguro que si ellos se callan gritarán las piedras. Lucas 19:37-40 NVI 

Ora: -  Padre, mientras en los callejones de las vastas galaxias incontables los planetas sin hogar se mantienen de pie y cantan Tus alabanzas alrededor de los nocturnos soles a su alrededor, y toda la creación gime por los dolores de sus deseos más anhelados al tiempo que esperan pacientemente la revelación de los hijos redimidos del Dios vivo, nosotros, los profundamente sordos, pedimos disculpas por nuestro mutismo personal y te rogamos que nos ayudes a alabarte ahora, pues Tú eres digno de toda nuestra alabanza. También permítenos dejar un testimonio de justicia para que todas Tus criaturas y Tu creación sean bendecidos por él y de él hablen en la época luminosa por venir. Amén y que así sea.
  • Editors' Picks

    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
  • Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
    Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
  • So You Think Theology Is Impractical?
    So You Think Theology Is Impractical?