Susurros Nocturnos - 17 de Marzo, 2016

Mar 17 ¡Un tipo de despertamiento equivocado!

PODER 

¡Un tipo de despertamiento equivocado!

Romanos 7:9-12

En otro tiempo yo tenía vida aparte de la ley; pero cuando vino el mandamiento, cobró vida el pecado y yo morí. Se me hizo evidente que el mismo mandamiento que debía haberme dado vida me llevó a la muerte; porque el pecado se aprovechó del mandamiento, me engañó, y por medio de él me mató. Concluimos, pues, que la ley es santa y que el mandamiento es santo, justo y bueno. NVI 

En la actualidad la producción musical que ha estado más tiempo en cartelera es ‘Los Miserables’ de Boublil y Schönberg. En este momento cumple 28 años y el sitio oficial de la producción reporta que ha sido vista “… por más de 65 millones de personas en 42 países; ha sido representada en 22 idiomas en todo el planeta, y sigue siendo un éxito de taquilla en todas partes…” La historia acontece en la Francia del siglo XIX y es un relato cautivante de sueños rotos y amor no correspondido, de pasión, sacrificio y redención girando alrededor de los personajes principales que son el ex convicto ‘Jean Valjean’, quien es perseguido durante décadas por el despiadado policía ‘Javert’ por violar su libertad condicional. Es el caso típico de la Ley y la Gracia mostrados en la relación de la figura siempre salvaje, inquebrantable, implacable y perseguidora de la ley, personificada por el policía ‘Javert’ y el contraste de la redención llena de gracia en el objeto supremo del favor inmerecido mostrado hacia ‘Jean Valjean’, un convicto que huye y que no merece compasión, esto es lo que se nos presenta hoy. En estos dos personajes se ve con claridad que la ley juzga y condena sin misericordia, y que la gracia perdona, libera y da poder. Recuerden esto: la gracia DA PODER. Pues cuando el personaje de Javert finalmente encuentra tanto conflicto en su mente con respecto a este ‘Jean Valjean’ regenerado y liberado, cambiado y con el poder para hacer el bien y quien finalmente se para frente a él, bueno, Javert, por una serie de razones, se suicida. Parecería que la ley y la gracia no pueden habitar el mismo mundo. Sin embargo, esto no es verdad. 

El cristiano redimido ha de saber que la ley no puede justificar a los hombres y que no lo ha hecho. La ley, que es santa, imparcial y buena, nos juzga y nos condena justamente. La ley hace que nuestra naturaleza perversa se irrite, despertándola e impulsando la rebelión. Sí, la ley trae un despertamiento, pero es un despertamiento hacia el pecado y por ende, hacia una mayor ruina.

Cuando al condenado se le da gracia, cuando la gracia convierte al condenado, cuando la gracia justifica al que una vez fuera condenado, cuando la gracia regenera al que una vez estuviera muerto en el pecado, cuando la gracia da poder y energiza a este hombre que ahora ha sido salvado, la ley no se mata a sí misma, sino más bien, por una feliz coincidencia, se da cuenta de que ahora está casada con esta persona que es salva y ésta ahora, con alegría, no solamente cumple con las demandas de la ley sino que va más allá de ellas, produciendo todos los frutos de la justicia tanto en carácter como en buenas obras. La gracia, entonces, cumple la ley. No olviden esto. Ahora bien cristianos, permítanme preguntarles ahora: ¿Pueden, siquiera, recitar los diez mandamientos?

Reflexiona:- "No piensen que he venido a anular la ley o los profetas; no he venido a anularlos sino a darles cumplimiento. Les aseguro que mientas existan el cielo y la tierra, ni una letra ni una tilde de la ley desaparecerán hasta que todo se haya cumplido. Todo el que infrinja uno solo de estos mandamientos, por pequeño que sea, y enseñe a otros a hacer lo mismo, será considerado el más pequeño en el reino de los cielos; pero el que los practique y enseñe será considerado grande en el reino de los cielos. Porque les digo a ustedes, que no van a entrar en el reino de los cielos a menos que su justicia supere a la de los fariseos y de los maestros de la ley. Mateo 5:17-20 NVI 

Ora: -  Padre, por favor muéstrame y corrige aquellos aspectos de mi vida que son contrarios a Tu ley. Y así, Oh Señor, permite que experimente el poder de vivir con y en Tu santa ley, en una forma que ejemplifique Tu gracia y agrade a Tu corazón. ¡Amén y amén

  • Editors' Picks

    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
  • Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
    Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
  • So You Think Theology Is Impractical?
    So You Think Theology Is Impractical?