Susurros Nocturnos - 14 de Noviembre, 2016

Nov 14 ¡Divertigracialegre!

DA

2 Corintios 9:7

Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al que da con alegría.

¡Divertigracialegre!

Cuando se trata de comunicación, Ken Dodd es uno de mis mentores. (¡Sí, puedes tener mentores sin que ellos lo sepan!). Él es un comediante que puede estar de pie durante largo rato frente a su audiencia y quien habitualmente logra que ésta, por varias horas, se corra al borde de sus asientos para escuchar atentamente cada palabra que él dice. A lo largo de los años, utilizando hipérbolas cómicas, él ha inventado sus propias palabras para hiper-expresar sus sentimientos. ¡Para él, la vida o los sucesos no son algo agradable, placentero, divertido, alegre o siquiera gracioso! ¡No, están mucho más allá de esas descripciones comunes: son “divertigracialegres”! Ahora bien, créanlo o no, esta es la actitud que más aprecia Dios sobre nosotros cuando le ofrecemos nuestro dinero que nos ha costado tanto ganar. ¡Sí, Dios ama a un dador divertigracialegre!

Ahora, yo sé que cuando nos introducimos en el área de la cartera y las cuentas bancarias, nos estamos metiendo en aguas muy peligrosas. Así es que hoy amigos míos, sean amables conmigo, pues en mi interpretación actual de las Escrituras, a pesar de que veo al diezmo como Bíblico, no lo veo como una práctica del Nuevo Testamento.

Sí creo que nosotros, los Cristianos del Nuevo Testamento, debemos dar y debemos hacerlo regularmente. Aquellos en el liderazgo precisan establecer presupuestos y deben presentar sus necesidades ante quien sea que se beneficia de su ministerio, ¡y es a través de esas mismas personas que debe esperar que esas necesidades razonables sean cubiertas! No obstante, una vez que nos hemos asegurado de que las personas que ejercen el ministerio están bien cuidadas, financieramente hablando, de que nuestras instalaciones están presentables, son funcionales, acogedoras y de que nuestras cuentas bancarias están en negro, entonces quizá, es entre nosotros y el Señor dónde damos el resto de nuestro dinero. ¡Liberalismo! los escucho gritar, ¡desastre fiscal para la iglesia local!

Produce un poco de temor el tener que confiar en Dios Espíritu Santo para saber dónde y cuánto dar, ¿no es cierto? Algunas veces las reglas son mejores, aunque amigo, son muy restrictivas, y nuestras vidas no deberían estar restringidas a este respecto, sino por el contrario, deberían ser ‘divertigracialegres’, como también lo debe ser nuestro dar.

Las Escrituras nos dicen que Dios ama al que da con alegría y es a través de esta palabra en griego, traducida tantas veces en el versículo, de donde deriva la palabra inglesa ‘hilarious’ que traducido significa alegre, feliz. Ahora esto es lo que pienso, incluso Webster no acierta a describir adecuadamente la idea de esta palabra ‘hilarious’ cuando la describe como: “espíritu alegre que puede ser llevado hasta el punto de jovialidad o alegría bulliciosa”. ¡Cielos, Charlie Brown, no! ¡Esta palabra bíblica es mucho más que eso! ¡Es una palabra excesiva y sin ninguna restricción, no tiene límites y aun su traducción ‘hilarante’ no es lo suficientemente grande para comunicar la actitud de la palabra original en griego, tanto para el dador como para lo que se da! Es excesiva, se dan cuenta, y por ende, no es sorprendente que Ken Dodd haya tenido que inventar una palabra de comedia para expresar sus propias emociones muy excesivas. ¡Y creo que ahora he introducido otras dos palabras que harán trastabillar a algunos de ustedes! Emoción y excesivo.

Bien, ¡no trastabillen! Esta es la maravillosa libertad. Dios dice “da, pero cuando lo hagas asegúrate de hacerlo con una liberalidad gozosa, debes estar emocional y excesivamente agradecido de que te he hecho prosperar y te he dado la fe y los medios para que así lo hagas”. “¡Me gusta eso!”, dice Dios “¡simplemente me deleito en eso!” Y en esto sabemos que es evidente que Dios quiere que nuestro dar sea una bendición para Él, para nosotros y para todos.

He escuchado de “diezmadores a la inversa”. Ya saben, gente que da el 90% y conserva el 10%. ¡Eso es una proeza! No obstante, si tú eres un multimillonario entonces conservar el 10% de lo que posees sigue siendo mucho dinero para vivir ¿no es cierto? Ahora bien, el diezmo a la inversa suena genial, ¡pero conozco algunos miles de personas que podrían vivir como reyes con sólo el ½% de los impuestos de algunos de estos dadores de diezmos a la inversa! ¡No lo estoy criticando, amigos, sólo estoy ofreciendo un poco de perspectiva! ¡No es sólo el inmensamente rico el que puede dar más de un 10%!

En cuanto a mí, me he propuesto dar más del 10% de mis ingresos brutos a Dios y, en el momento presente y por fe, frecuentemente puedo hacerlo de manera regular. ¡Digo por fe, porque hay ocasiones en que mi fe no llega a esa cifra mágica del 10%! Mi objetivo en cuanto al porcentaje es devolver a Dios mucho más de lo que manda el precepto Cristiano bastante aceptado culturalmente del 10% de lo que obtengo. Ante esto, ustedes pueden estar impresionados, o incluso enfadados ante mi franqueza, o quizá sospechar de mis planes o propósitos y, sin duda, posiblemente aun ‘ofenderse’ ante mi supuesta arrogancia. Pero verán, ¡no me importa! Este ‘dar’ es entre mí y mi Dios y quiero vivir ‘divertigracialegre’ en lo que a esto concierne. Debo hacer esto amigos, porque tengo tantas razones para aferrarme a mi dinero, que casi me parezco a un alcohólico por ello. Una vez que consigo un poco, quiero más, pero el problema para mí es que, cuando consigo más, me olvido de quién soy.

El dar ‘divertigracialegremente’ entonces, no es sólo proteccionismo de mi parte, ¡oh no! La verdad es que encuentro en esto un desafío muy feliz. Pueden estar seguros de que el hacerlo no nos hace ganar más puntos con Dios, y no hay presión de parte de Él en esto, porque no hay un mandato bíblico que estipule el monto que damos esta semana o la que viene, ¡para nada! es solamente algo que me propongo hacer, es un desafío personal de fe, en otras palabras. ¡Ah, y si algunas veces no lo logro, también está bien! Mi punto es, quiero vivir la vida de manera ‘divertigracialegre’. Abandonado alegremente a la gracia de Dios, en esta gracia especial de dar. ¿Por qué no se unen a mí hoy?

Reflexiona: “¿Qué diremos frente a esto? Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra? El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas?” Romanos 8:31-33

Ora: Señor, ayúdame para que te pruebe dando de esta ‘divertigracialegre’ manera y luego ver si puedo darte más de lo que Tú me das a mí. Sé que cada día fracasaré al tratar de hacer esto. De cualquier forma, oh Señor, quiero hacerte feliz con lo que doy. Sí, eso quiero, Señor. En el nombre de Jesús. Amén.

  • Editors' Picks

    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
  • Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
    Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
  • So You Think Theology Is Impractical?
    So You Think Theology Is Impractical?