Susurros Nocturnos - 14 de Marzo, 2016

Mar 14 Informe de Situación sobre la Tormenta (2)

Persevera

Informe de Situación sobre la Tormenta (2)

Hechos 27:5-12

Después de atravesar el mar frente a las costas de Cilicia y Panfilia, arribamos a Mira de Licia. Allí el centurión encontró un barco de Alejandría que iba para Italia, y nos hizo subir a bordo. Durante muchos días la navegación fue lenta, y a duras penas llegamos frente a Gnido. Como el viento nos era desfavorable para seguir el rumbo trazado, navegamos al amparo de Creta, frente a Salmona. Seguimos con dificultad a lo largo de la costa y llegamos a un lugar llamado Buenos Puertos, cerca de la ciudad de Lacea. Se había perdido mucho tiempo, y era peligrosa la navegación por haber pasado ya la fiesta del ayuno. Así que Pablo les advirtió: “Señores, veo que nuestro viaje va a ser desastroso y que va a causar mucho perjuicio tanto para el barco y su carga como para nuestras propias vidas” Pero el centurión, en vez de hacerle caso, siguió el consejo del timonel y del dueño del barco. Como el puerto no era adecuado para invernar, la mayoría decidió que debíamos seguir adelante, con la esperanza de llegar a Fenice, puerto de Creta que da al suroeste y al noroeste, y pasar allí el invierno. NVI 

Cuando era joven yo operaba un equipo de sonar en un buque Polaris, y me encargaba de enviar por radio, los informes de la situación al cuarto de control. 

En el versículo del día de hoy, el barco había comenzado la travesía tarde y los vientos que le eran contrarios lo habían retrasado aún más. Sin embargo, Dios en su bondad los había llevado a ‘Buenos Puertos’, un buen lugar, y además seguro, para quedarse y esperar, pues era obvio que la temporada sin riesgo para navegar estaba pasando y la temporada de tormentas de invierno estaba a punto de caer sobre ellos. Ahora era el momento de esperar. 

Quizá haya sido porque tenían una novia en otro lugar, o por su familia, por la mercadería perecedera, o porque debían entregar un mensaje o visitar a algún doctor o a amigos: Cualquiera que haya sido la razón, el Capitán y la tripulación no quisieron permanecer en Buenos Puertos, sino más bien, y considerando que tenían tiempo suficiente, decidieron continuar a ese otro puerto para pasar el invierno. Pablo alertó al ‘amable’ centurión sobre los peligros de ‘arriesgarse’ en esa ocasión, pero, seamos sinceros, Pablo ‘no estaba atravesando su momento más afortunado’ y el centurión decidió mejor hacer caso del consejo del Capitán del barco y permitió que la embarcación se hiciera a la mar. Después de todo, si el experimentado dueño del barco estaba dispuesto a poner en riesgo su propiedad personal, entonces seguro que todo estaría bien. 

Escúchenme bien. Muchas veces, a pesar de las advertencias, el barco al que estamos irremediablemente unidos navegará en dirección a la tormenta pronosticada y nos llevará a bordo aún a regañadientes. Tú sabes lo que se avecina, pero no hay nada que puedas hacer más que continuar orando. Es tan sencillo como eso. Si te encuentras en aquél barco fantasma llamado el ‘El Holandés Errante’ solo continúa orando hasta el final. 

Reflexiona:- Llevábamos allí varios días, cuando bajó de Judea un profeta llamado Ágabo. Éste vino a vernos y, tomando el cinturón de Pablo, se ató con él de pies y manos, y dijo: -Así dice el Espíritu Santo: “De esta manera atarán los judíos de Jerusalén al dueño de este cinturón, y lo entregarán en manos de los gentiles”. Al oír esto, nosotros y los de aquel lugar le rogamos a Pablo que no subiera a Jerusalén. -¿Por qué lloran? ¡Me parten el alma! –respondió Pablo-. Por el nombre del Señor Jesús estoy dispuesto no sólo a ser atado sino también a morir en Jerusalén. Como no se dejaba convencer, desistimos exclamando: -¡Que se haga la voluntad del Señor! Hechos 21:10-14 NVI 

Ora: -  Padre, salva nuestras almas. Libra nuestras vidas de la tormenta, la espada, los piratas y las serpientes. Provéenos de una isla de refugio para que podamos continuar hacia nuestro verdadero puerto. Para tu eterna gloria te lo pedimos. Amén y amén

  • Editors' Picks

    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
  • Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
    Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
  • So You Think Theology Is Impractical?
    So You Think Theology Is Impractical?