Susurros Nocturnos - 14 de Febrero, 2016

Feb 14 Cinco ‘ayes’ cantadas por el coro de los desposeídos

PELIGRO 

Cinco ‘ayes’ cantadas por el coro de los desposeídos

Habacuc 2:6-8

Y éstos lo harán objeto de burla en sus sátiras y adivinanzas. “¡Ay del que se hace rico con lo ajeno y acumula prendas empeñadas! ¿Hasta cuándo seguirá con esta práctica? ¿No se levantarán de repente tus acreedores? ¿No se despertarán para sacudirte y despojarte con violencia? Son tantas las naciones que has saqueado, que los pueblos que se salven te saquearán a ti; porque es mucha la sangre que has derramado, y mucha tu violencia contra este país, contra esta ciudad y sus habitantes.” NVI 

Del Señor es la tierra y todo lo que hay en ella. Por consiguiente, que Dios llame a Abraham y que a partir de él forme un pueblo al que dará en posesión una pequeña porción de esta tierra, es completamente de acuerdo a Su voluntad soberana y Su soberano legado. La tierra de Israel es la tierra que le fue asignada.

Del Señor es la tierra y todo lo que hay en ella. Entonces, después del diluvio, la migración triple y universal de los tres hijos de Noé comenzó a delimitar las fronteras de las naciones que se estaban formando. El juicio en Babel impulsó la subdivisión y separación de los pueblos por sus lenguas y finalmente, también por los climas, las ubicaciones, las culturas y las razas. La humanidad tiene una sola sangre pero está formada por muchas naciones cuyas fronteras geográficas les fueron asignadas desde el cielo, y es Dios quien hizo esto. Aparte de la tierra de Israel, nadie se ha topado con una descripción de un agente inmobiliario sobre las fronteras de la ocupación y de la delimitación de todas y cada una de las naciones de la tierra. Agreguemos a esto la presencia del pecado en esa forma tan especial de envidia nacional, avaricia nacional y venganza nacional junto con las autoridades espirituales superpuestas y los límites del reino de las tinieblas en todo el planeta, y lo que tenemos es… ¡muchos problemas! Las Naciones Unidas, ese organismo nacido de la necesidad de mitigar la conquista y la avaricia, el pillaje y la pobreza, o nacido del plan para unir a las naciones bajo el hombre de pecado y contrario a los planes del Señor, es, en todo caso, un oxímoron. El pecado jamás permitirá que las naciones se unan en paz. El hombre del pecado jamás permitirá la unión pacífica de las naciones. El Príncipe de Paz…Él es la única persona que tiene el derecho y el poder para hacer esto; ¡y lo hará! 

Hasta que esto suceda, las naciones en avaricia rapaz, se levantan y braman unas contra las otras, y aun cuando aquí en Habacuc los caldeos y los babilonios constituyen la espada del juicio contra el pueblo de Dios, ellos son los responsables de sus propias acciones y, por lo tanto, están sujetos a la completa repercusión del juicio en su contra, cosechando lo que sembraron.

Dios separa. Separa la luz de la oscuridad, el día de la noche, el hombre de la mujer, las tribus y las lenguas y también las naciones, y así como hay un lugar para el sol y otro para la luna en el límite de los cielos planetarios, también hay un lugar para lo masculino y lo femenino, y para las lenguas y las tribus… sí, hay un lugar para las fronteras de las naciones. En otras palabras, aun cuando todos tenemos la misma sangre y todos necesitamos estar cubiertos por la sangre redentora de Jesús, al hacerlo, todavía permanecen lo femenino y lo masculino en forma separada, y habrá tribus y lenguas, y todos los espacios nacionales geopolíticos asignados por Dios en la superficie del planeta también estarán. A diferencia de la delimitación de fronteras del ‘Gran Agente Inmobiliario’ para la nación de Israel, en todas las demás naciones es la cultura, el clima y el idioma los que aparecen como los triples indicadores de esas otras fronteras ‘naturales’. 

Ahora, a pesar de estas fronteras naturales que se definen a sí mismas, las naciones aún se levantan unas contra otras, y en este punto, Babilonia en especial, es el gran ladrón en la tierra: Toma lo que no le pertenece con violencia. Extiende sus redes y las estaquillas de su tienda sobre pueblos y lugares que no le pertenecen. Codicia la prominencia y el poder, las situaciones y los tesoros, los recursos y las recompensas impías, y hace todo esto en pos del pacífico consumismo hedonista de su propia autoproclamada élite y, en el final, todo existe con el propósito de exponer al hombre de pecado. Todo esto mis queridos amigos, es simplemente algo para que meditemos, pues yo mismo no puedo ni empezar a imaginar las complicaciones que traen las migraciones económicas, las huidas por persecuciones, la inmigración, la subyugación y todos los otros problemas de una humanidad que vive en pecado, todo mezclado con las maquinaciones del reino de las tinieblas ¡contra el Rey de los Cielos! No obstante esto, algunos hechos siguen siendo inalterables y los cinco ‘ayes’ que encontramos en Habacuc, marcan algunas advertencias muy pertinentes para las naciones de esta tierra y para todo aquel que se enemiste con el Altísimo.

Pues bien, ustedes naciones que se han vuelto orgullosas y cada vez más impías, ¡TENGAN CUIDADO! Porque, aun cuando hayan sido la espada del juicio de Dios contra otros males del pasado, ahora Dios, a su vez, ha de juzgarlas a ustedes por sus propios pecados contra el cielo y contra la humanidad. Quienquiera que seas, querido cristiano, ora por esa nación en la cual has nacido en tu forma humana para que sea una entidad temerosa de Dios, que actúe justamente y con misericordia, con sabiduría y honor hacia otras naciones de la tierra. Por tanto, ora mucho, pero mucho, para que Cristo, el Príncipe de la Paz, venga e instaure una paz duradera y justa, más aún, ¡un trono para habitar entre nosotros! 

Reflexiona:- Él juzgará entre las naciones y será árbitro de muchos pueblos. Convertirán sus espadas en arados y sus lanzas en hoces. No levantará espada nación contra nación, y nunca más se adiestrarán contra la guerra. Isaías 2:4 NVI Ora: Ven Señor Jesús. Amén y que así sea. 

Ora: -  Ven Señor Jesús. Amén y que así sea.

  • Editors' Picks

    Stop Trying to Read the Bible in a Year!
    Stop Trying to Read the Bible in a Year!
  • The God of All Weather
    The God of All Weather
  • Does Islam Promote Violence?
    Does Islam Promote Violence?
;