Susurros Nocturnos - 14 de Diciembre, 2015

 

Dec 14 Maullando por el mensaje en la Casa de Locos del Sr. Potter

OBSERVA

Job 41:12

“No puedo dejar de mencionar sus extremidades, su fuerza y su elegante apariencia.”

Maullando por el mensaje en la Casa de Locos del Sr. Potter

Recuerdo haber visitado a un hombre alegremente delirante en el hospital local, quien estaba afectado por lo que los psiquiatras llaman ‘manía religiosa’. Aunque se encontraba muy enfermo, estaba extasiado, viendo a Dios en todas las cosas y a través de ellas. Se imaginaba a sí mismo como conectado por su cuerpo al Internet y a Dios. El poeta británico Christopher Smart sufría la misma enfermedad y estuvo confinado en varias instituciones por muchos años durante la década de 1750, para terminar finalmente, en 1763, en ‘la Casa de Locos del Sr. Potter’ en Bethnal Green, Londres. Sí, ¡así se llamaba, en verdad!

Smart es un personaje poético y triste, quien finalmente falleció en la ruina en 1771, aunque en su manía se veía a sí mismo como ‘el reportero de las noticias del Señor o el escriba evangelista’ esparciendo la Palabra fielmente. Una obra por la cual es especialmente conocido, es su particular poema hecho aparentemente en homenaje a su gato Jeffrey. Tomado de fragmentos que han sobrevivido de su poema ‘Jubilate Agno’ (He aquí el Cordero) el cual fuera escrito durante su confinamiento, su gato Jeffrey dice sobre Dios más de lo que muchos predicadores podrían siquiera soñar. Aquí hay una pequeña parte:

Porque los gatos ingleses son los mejores de Europa.
Porque en el uso de sus patas delanteras es el más limpio de todos los cuadrúpedos.
Porque la destreza con que sabe defenderse es señal de que Dios lo ama sobremanera.
Porque es el más rápido en lograr su propósito entre todas las criaturas.
Porque es tenaz cuando quiere salirse con la suya.
Porque en él se mezclan lo grave y lo festivo.
Porque sabe que Dios es su Salvador.
Porque nada es más dulce que su paz cuando reposa.
Porque nada es más vivaz que su vida cuando está él en movimiento.
Porque los gatos ingleses son lo

Me pregunto si algunas veces se requiere de un ataque de locura para que lleguemos al grado de ver lo que con frecuencia pasa visiblemente inadvertido, y que previo al comienzo de algún padecimiento, ni nos percatábamos de eso, ni lo contemplábamos. El loco mensaje de Smart, (el cual se aplica a nosotros en nuestros días), es quizá profético en su repetición contundente de las consideraciones de la Trinidad, pues el Padre Mismo en el Libro de Job dice “miren al Leviatán, analicen su imagen, conozcan y aprendan”, y el Hijo en el Nuevo Testamento nos llama a “considerar los lirios del campo y a las aves del cielo, a conocer y a aprender”. Y el bendito Paracleto, el Espíritu Santo de Dios, a través de todas las Escrituras y aún hoy, dice: “¡Miren! ¿Qué ven? Escuchen, ¿qué oyen, huelen, aprenden, o conocen?”

¿Puedo sugerir algo hoy y pedirles que se permitan tener un poco de manía religiosa conmigo y que consideren esa porción del Reino de Dios al que nos referimos como el reino animal y, al hacer eso, humildemente recibir al testigo de la Palabra de Dios, vestido para nosotros tanto con piel como con escamas?

Si luego tú encuentras que Dios te habla más a través de tu gato que de tu predicador, entonces quizá es hora de que te pongas de rodillas para orar más por el que te transmite la Palabra, o ¡que te subas a un autobús y te vayas a escuchar a algún otro lado!

Finalmente, sin embargo, quizá deberías pedir el don de profecía para que te conviertas en lo que los antiguos llamaban un vidente. ¿Será posible que Smart, en toda su locura, viera más de lo que muchos de nosotros, los sanos, jamás veremos?

Reflexiona: La palabra del SEÑOR vino a mí, y me dijo: ¿Qué es lo que ves, Jeremías? Veo una rama de almendro, respondí. Has visto bien —dijo el SEÑOR—, porque yo estoy alerta para que se cumpla mi palabra.” Jeremias 1:11-12 

Ora:

Pon Tu Espíritu sobre mí
Y comulga conmigo en los sueños de la noche.
Pon Tu Espíritu sobre mí
Y habla claramente conmigo en las visiones del día.

Pon Tu Espíritu sobre mí
Para que pueda completar y salir victorioso en la carrera
Háblame claro, Señor, sin rodeos
Oh SEÑOR, déjame ver tu rostro.

Pon Tu Espíritu sobre mí
Para que anticipe el vuelo de las codornices
Y viva en en la paz que trae la seguridad de saber
que tu buena Palabra y obras no faltarán.

¡Oh! Pon Tu Espíritu sobre mí
¡Que pueda esperar un mar de peces!
Que todo tu pueblo sean profetas
Y así cumplan los deseos de Tu siervo.

¡Levántate Oh SEÑOR!
Oh SEÑOR nuestro DIOS,
Que tus enemigos sean esparcidos.
Que todos los que se oponen a Tu mover
Sean totalmente acabados.

¡Levántate Oh SEÑOR, Oh SEÑOR nuestro DIOS,
Que tus enemigos huyan delante de Ti,
Oh Rey de nuestros padres, sé siempre nuestro Rey
Y todo esto SEÑOR, ¡Te lo imploramos!

 

  • Editors' Picks

    Stop Trying to Read the Bible in a Year!
    Stop Trying to Read the Bible in a Year!
  • The God of All Weather
    The God of All Weather
  • Does Islam Promote Violence?
    Does Islam Promote Violence?
;