Susurros Nocturnos - 12 de Marzo, 2014

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Mar | 12 | Echando pestes en el retrete celestial

CAMBIO

Números 11:5, 6
“¡Cómo echamos de menos el pescado que comíamos libremente en Egipto! ¡También comíamos pepinos y melones, y puerros, cebollas y ajos! Pero ahora, tenemos reseca la garganta; ¡y no vemos nada que no sea este maná!”

Echando pestes en el retrete celestial

En su pequeño y excelente libro, La ‘Reformisión’ Radical, Mark Driscoll habla de los problemas que tanto la nostalgia como la innovación causan a la iglesia. Estos no son temas nuevos, eso es seguro, salvo que el ritmo de cambio actual y en constante aumento en nuestra cultura y en nuestra sociedad significan que aquellos de nosotros ansiosos por evangelizar el cada vez mayor número de vecinos perdidos a nuestro alrededor, damos tanto énfasis, en ocasiones, a la cobertura de la innovación que se vuelve no sólo ineficaz, sino las más de las veces, hasta ofensiva para el Evangelio y para los que lo escuchan. Sin embargo, la buena noticia para aquellos de nosotros que impulsamos esta cobertura, es que, en comparación con la nauseabunda nostalgia, ¡las innovaciones que no resultan se ven con rapidez, y a menudo el gran botón rojo de eyección es presionado, y la mayoría de las veces justo antes del consiguiente choque y explosión! Por otro lado, la nostalgia nauseabunda, esa actitud que dice “nosotros siempre lo hemos hecho de esta manera y funcionó bien en los años 50s” tiene un olor enfermizo que permanece flotando por años, como el olor del vómito viejo que se pudre en las fosas nasales y nos hace hacer una mueca de desagrado. Los observadores huelen este problema de la práctica contínua de una iglesia nostálgica; pero, de alguna forma, nosotros, los que estamos dentro, elegimos arrugar nuestras narices y abrazar la enfermedad nostálgica, aun cuando lentamente nos está matando. ¿Por qué hacemos eso?

Mi propia memoria es extremadamente selectiva. Por lo general, elijo recordar las buenas cosas del pasado; sin duda todos tendemos a bloquear la mayor parte de lo malo y lo mundano, las frustraciones y las cosas que nos enfurecieron en el pasado. Mayormente las únicas cosas malas que recordamos son las verdaderamente traumáticas. Nuestros recuerdos del pasado son bastante selectivos ¿no lo creen así? Creo que es de esta forma que la nostalgia se vuelve nauseabunda para Dios. Esto es, cuando la valoración de nuestra historia personal, de la historia de nuestra iglesia local, de nuestra historia denominacional, de nuestra historia de misión, está tan desconectada de la realidad que, para todos los fines ¡es una mentira viviente! ¡un perico robótico cantando en nuestros corazones las canciones que añoramos escuchar! Esas mentiras son fuentes de reflexión extrañas e intrigantes que, al igual que espejos combos, magnifican la falsedad y empequeñecen la exactitud. En otras palabras, aun la nostalgia, al reflejarse en los espejos selectivos de la falsedad, hacen que el mirar atrás sea una opción más sencilla y atractiva que el trabajo tan demandante de evaluar el presente correctamente para prepararse para un futuro mejor. Es decir, preferimos el pasado porque nuestro pensamiento selectivo, nuestro perico mentiroso, nuestro espejo combo han hecho de él una existencia aparentemente mejor y más agradable, más amable, con más sol y menos pecaminosa que el presente. No obstante, todo el que observa la pantomima desde las butacas traseras grita con incredulidad “¡No fue así!”

Amigos, a pesar de las muchas canciones de música country llenas de nostalgia sobre días soleados ya idos, de helado barato y pastel de manzana caliente y humeante, esa reflexión sigue siendo, muy a menudo, una gran mentira. Hablemos de la década de 1930 y de la gran depresión; hablemos de la guerra mundial de los años ´40 y de la bomba atómica; hablemos de los campos de exterminio de Corea en los años ´50; del violento y malvado Vietnam de los años ´60; hablemos del crecimiento del control de la natalidad y de los pecados de los soleados años ´70, con el aumento del aborto y de las enfermedades de transmisión sexual; hablemos del Sida, de la segregación racial, de los derechos civiles y los disturbios; hablemos de... bueno amigos, me entienden ¿no? Con una buena, estremecedora y convulsionante mirada a la realidad, dejemos que la nostalgia se convierta en el escollo hediondo y nauseabundo que en realidad es.

Pero sobre todas las cosas quizá deberíamos estar hablando del ahora. Ahora es el día de salvación; ahora es el punto donde el tiempo toca la eternidad; ahora es el día en el cual vivimos y nos movemos y tenemos nuestro ser; ahora es el punto donde nuestros pensamientos y oraciones afectan el futuro; el ahora es donde vivimos y, amigos, el ahora es demandante y aterrador y está lleno de controversia. El ahora no es romántico; el ahora no es donde las personas buenas aparecen en los poemas bonitos; ¡el ahora es donde debemos dar las respuestas correctas a las frecuentemente tan incorrectas preguntas! En esta lucha, en este contexto, en el ahora, Dios por siempre y para siempre es el Dios de los vivos y no de los muertos. Opino que algunos de nosotros hoy, ¡debemos dejar ir el pasado y abrazar el presente, y en tal plenitud, que el futuro en verdad nos pertenezca en toda su impetuosidad!

Medita: “Nunca preguntes por qué todo tiempo pasado fue mejor. No es de sabios hacer tales preguntas.” Eclesiastés 7:10

Ora: Señor, haz que los errores y heridas del pasado se conviertan en un terreno de entrenamiento para mi éxito en el ahora. Ayúdame a volverme, si fuera posible, inofensivamente innovador, y entonces hazme libre de la pestilencia de la nostalgia, inefectiva y ofensiva, ¡que seguramente te hace querer echarla en el retrete celestial! Amén.
  • Editors' Picks

    Stop Trying to Read the Bible in a Year!
    Stop Trying to Read the Bible in a Year!
  • The God of All Weather
    The God of All Weather
  • Does Islam Promote Violence?
    Does Islam Promote Violence?
;