Susurros Nocturnos - 12 de Junio, 2016

Jun 12 Perforando la paradoja

ESPERANZA

Filipenses 2:12, 13

Ocúpense en su salvación con temor y temblor, pues Dios es quien produce en ustedes tanto el querer como el hacer por su buena voluntad. (NRV)

Perforando la paradoja

“Este Duende grandulón y distraído, que se reía de sus propios chistes y que divertía a los niños en las fiestas de cumpleaños atrapando panecillos con su boca, fue el hombre que escribió el libro titulado El Hombre Eterno, el cual llevó a un joven ateo llamado C.S. Lewis a convertirse en cristiano”. Lo anterior lo escribió Dale Ahlquist de La Sociedad Americana de Chesterton, con respecto al gran G.K. Chesterton. 

Ustedes tendrán que admitir que los siervos de Dios vienen en los envases más insólitos. Ya sea un engañador como Jacob o un rey como David, Dios toma las historias de sus vidas y las moldea de acuerdo a Su propio diseño. Bueno, realmente así parece, ¿no es verdad? Aunque me pregunto si realmente es así de simple, desde nuestras diminutas perspectivas; porque me da la impresión que la perspectiva de Dios es casi siempre muy, muy diferente. 

Al entrar en este terreno cenagoso de la Soberanía de Dios y de la responsabilidad del hombre, déjenme decirles que existe un peligro en este misterio tan incomprendido, en esta sorprendente e imponente verdad. Quizás hasta el mismo Chesterton nos puede ayudar a alejarnos de las rocas que se desprenden de nuestros diminutos montes al exponernos el problema de la siguiente forma: “El tipo de problema más común es el que es casi lógico, pero no muy lógico". 

¿Entendieron eso? Amigos, tengan cuidado en este terreno paradójico de la Soberanía de Dios y del libre albedrio del hombre porque aquí yacen las raíces de todos los malentendidos que finalmente crecen en los árboles de la herejía. Aquí también yacen las raíces de la auto justificación que crecen hasta convertirse en un tsunami de aplastante pecado. Por lo tanto, tengan cuidado ahora, cuidado en el lodo de ésta, la más problemática de las paradojas. Cuidado con utilizar la “casi lógica pero no muy lógica” justificación para satisfacer tus egoístas y poco espirituales reflexiones. 

Dénse cuenta: Jacob el engañador, ¡fue creado por Dios! Sin embargo, el mismo Jacob era completamente responsable de cada maquinación que llevó a cabo, y Dios no alteró ninguno de sus planes ni su cronograma para acomodarlos a ninguna de las artimañas de este tramposo. Dios no alteró Su plan concerniente al hombre, sin embargo, ¡el hombre era responsable por todas y cada una de sus decisiones! También, Saúl el Rey, aun Saúl como Rey, fue hecho y escogido por Dios, sin embargo cuando pecó y desobedeció, Dios lo reemplazó por David. 

¿Cuándo es que la Soberanía de Dios y la responsabilidad del hombre se tocan y se prueban y quizás se entrelazan una con la otra? Muchos tienen sus teorías para responder esta pregunta, pero mientras les dejamos esa gran pregunta a los sabios teólogos para que continúen con su discusión, nosotros hoy, debemos tratar y simplemente vivir y vivir bien, a la luz de esta gran paradoja. 

Entonces ¿por qué no comienzas a perforar esta gran paradoja y dejas que las aguas que de ella manan a chorros te arrastren hacia lugares de mayor libertad? ¡Sí! Hoy, obedece a Dios, pelea por la verdad, reclama la tierra, confía y cree, espera y resiste porque los eventos de la eternidad están ligados a las decisiones que haces en fe, o a los fracasos de tus pecados. Anden con cuidado. Anden con poder, queridos amigos. Anden en El. 

Sí, perforen hoy esa gran paradoja y dejen que las aguas que de ella manan a chorros les arrastren a una mayor libertad, porque cuando ustedes son infieles, el Dios Soberano permanece fiel. Cuando se encuentran sin fuerzas, El Dios Soberano sigue siendo todopoderoso. Cuando tú, el pródigo, has sido un libertino y un desastre, aun así los brazos del Padre están abiertos, llenos de nuevas y renovadas bendiciones. Cuando la langosta ha consumido tus años de juventud, Dios en su milagrosa renovación, puede hacer un solo día más fructífero que mil días. Sí, la única forma de salir del lodo, y del libre albedrío del hombre, hacia vivir conforme a la Soberanía de Dios es vivir día a día fuertemente aferrados a la misericordiosa bondad de nuestro Dios. Confía en El. 

En las Escrituras, nuestro Padre nos presenta un gran misterio, una paradoja perpetua. El es Soberano y nosotros somos responsables. ¡Nosotros somos corruptos pero El es bueno! Camina en esto, con temor, luchando, y en una confiada audacia, porque amigos, al final descubriremos que El torna todas las cosas para bien, porque sin duda alguna, El es increíblemente exacto y obra en todas las cosas. 

Hasta ese día, cuando al fin estemos vestidos de claridad en el cielo, ‘perforemos’ cada día esa paradoja, aferrándonos a su gran bondad, ¡ya que esta es nuestra única esperanza de victoria! 

Medita: “¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?” - Romanos 8:31 (VRV)

Ora: Bendito eres Tú, oh Señor, hacedor del cielo y la tierra y Sustentador de todas las cosas. Hoy doblo mis rodillas ante Ti y te sirvo con temor reverente, sonriendo por la alegría que Tu bondad y tu grandeza traen a mi vida. Amén.

  • Editors' Picks

    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
  • Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
    Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
  • So You Think Theology Is Impractical?
    So You Think Theology Is Impractical?