Susurros Nocturnos - 12 de Abril, 2016

Apr 12 Con la boca sucia

Fidelidad 

Con la boca sucia

Hechos 23:6-7

Pablo, sabiendo que unos de ellos eran saduceos y los demás fariseos, exclamó en el Consejo: Hermanos, yo soy fariseo de pura cepa. Me están juzgando porque he puesto mi esperanza en la resurrección de los muertos. Apenas dijo esto, surgió un altercado entre los fariseos y los saduceos, y la asamblea quedó dividida. 

Incluso en aquellos tiempos, se sabía que José Stalin había sido el instigador de purgas políticas en las cuales decenas de miles habían sido asesinados, y también que él estaba detrás de la introducción de las ‘granjas comunistas’ que llevaron a una hambruna que, a su vez, ocasionó la muerte de casi 10 millones de personas. Sin embargo, en 1953, cuando la BBC informó por primera vez que él estaba al borde de la muerte, el Presidente Truman de los EE.UU. junto con otros líderes mundiales, expresó su solidaridad con el Sr. Stalin al decir: “Lo lamento de igual manera que si algo similar le ocurriera a cualquier otra persona que conozco”. Sorprendente. ¡Oh Presidente Truman, cuánta falta de sinceridad, qué gran mentira! ¡Tanta farsa verbal que lo deja a uno helado! Porque aunque en este momento el mundo entero sabe que José Stalin fue responsable de la terrible muerte de millones de personas, la triste verdad es que también se sabía eso en aquel momento (¡y con mayor exactitud por ustedes, nuestros políticos electos de aquel entonces!) La política no obstante es un asunto sucio, y lo que más sucio tiene, es especialmente la boca. Amigos, hay una enorme diferencia entre los profetas y los políticos, ¡la principal es su promedio de años de vida! Los profetas de la antigüedad, por lo general, no tuvieron una vida larga. Si tú juegas con la verdad para preservar tu vida, entonces estás jugando a hacer política. ¡Ten cuidado ahora profeta de Dios, no sea que te estés volviendo un político!

En nuestro versículo de hoy el apóstol Pablo, gracias a su sagacidad, había sacado ventaja de una situación muy tensa y amenazante. Aprovechando el momento, y con un chispazo de retórica inteligente, había dividido a la asamblea justo a la mitad. Con un golpe de genio político pareció volver los unos contra los otros y ganó un poco de tiempo para sí mismo. Lamentablemente, en sólo unas pocas horas, el apóstol fue el foco de un complot de asesinato masivo. La política, verán, es un juego muy peligroso. ¿Será posible que Pablo haya pensado que no tenía otra opción que la de jugar a la política en ese punto? ¡Quien sabe!

Amigo, si últimamente tienes la boca un poco sucia, toma tu servilleta y con valentía límpiate la baba política, deja de protegerte a ti mismo y retrocede, y entonces prepárate para ver lo que Dios va a hacer. ¡En el caso de Pablo, aunque una y otra vez la gente lo abandonara, Dios nunca lo hubiera hecho, no podía, y no lo hizo! Pablo dio testimonio de ello y quizá hoy, tú necesites experimentarlo en tu propia vida. Así que ¡deja de jugar a la política!

Reflexiona:- “A la noche siguiente el Señor se apareció a Pablo, y le dijo: ¡Ánimo! Así como has dado testimonio de mí en Jerusalén, es necesario que lo des también en Roma.” Hechos 23:11 

Ora: - Señor, en la alegría o en la tristeza, en la paz o en las pruebas, ven hoy y párate a mi lado, pues necesito sentir tu presencia y escuchar una reconfortante palabra tuya para mi corazón, ya que de no ser así, desearé huir a Tarsis fuera de mi deber y de mi llamado, e incluso de tu voluntad para mi vida. Así pues confórtame hoy, Señor, ven esta noche, permanece a mi lado y fortaléceme para el mañana. Te lo pido en Tu precioso nombre. Amén.

  • Editors' Picks

    Stop Trying to Read the Bible in a Year!
    Stop Trying to Read the Bible in a Year!
  • The God of All Weather
    The God of All Weather
  • Does Islam Promote Violence?
    Does Islam Promote Violence?
;