Ánimo Para la Mujer - La Semana del 23 de Octubre

MOMENTOS ASÍ

Wendy Pope

“Así que ofrezcamos continuamente a Dios, por medio de Jesucristo, un sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de los labios que confiesan su nombre.” Hebreos 13:15 (NVI)      

Lectura:

Mis ojos captaron los de ella mientras salía del salón. La sombría expresión de su cara revelaba el peso de su corazón. Le lancé una mirada inquisitiva a la cual ella simplemente dijo “no” con su cabeza. Habíamos estado orando para que recibiera buenas noticias, un “sí” a una oportunidad por la que cual ella había estado trabajando muy duro. La llamada llegó, pero esa oportunidad le había sido negada.

Reconocí su dolor. Su nombre: rechazo. Al igual que mi amiga, yo había estado esperando una llamada similar, solo para ser rechazada también.

Quizá también ya hayas conocido a ese intruso nunca bienvenido, el rechazo.

Tú trabajas muy duro para ganar una promoción, y al final resultas ignorada. Intentas ser una esposa amorosa, y aun así tu esposo te deja. Amigos bien intencionados nos aseguran que “los tiempos y los planes de Dios son perfectos”. Con gran compasión nos dicen: “sigue confiando en Dios”. Pero a veces, cuando el rechazo nos pega fuerte, necesitamos un empujón en nuestra confianza. Necesitamos algo cuando nos sentimos en el fondo del pozo. Momentos así están hechos para alabar.

Las alabanzas curan nuestro desánimo de una manera en que las simples palabras no pueden. Cuando alabamos a través de nuestro dolor, Dios en su poder sobrenatural nos da fuerza para hacer lo que parece imposible: alzarnos por encima de nuestras circunstancias. Nuestras alabanzas redirigen nuestro enfoque hacia Él, en vez de hacia nuestro rechazo, y nos recuerdan que Dios siempre nos da la bienvenida en su presencia.

Alabar a Dios es fácil cuando la vida está llena de felicidad y éxitos. Sin embargo, cuando estamos lidiando con rechazos, alabar a Dios puede ser difícil; puede parecer incluso un sacrificio. No necesariamente es fácil ofrecer un corazón agradecido cuando sentimos que no tenemos mucho que agradecer. No obstante, el autor de Hebreos nos aconseja “ofrezcamos continuamente a Dios un sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de los labios” (Hebreos 13:15b). Justo como la fruta es dulce y placentera al paladar, la alabanza es dulce y placentera al Señor.

Alabar en medio del dolor (y para ser honestas, a veces en medio de la conmiseración) parece requerir una fuerza que no tenemos. Pero el autor de Hebreos 13:15 nos dice que nuestra habilidad para alabar en los momentos difíciles viene por medio de Jesucristo.

Al acceder a su poder, nuestro sacrificio de alabanza generará más fuerza para alabar, lo cual generará más alabanza. ¡Es un hermoso ciclo! La alabanza mueve nuestra mirada del rechazo y la dirige a todo lo que tenemos en Jesús: paz, consuelo y aceptación.

Más tarde esa semana le envié un mensaje de texto a mi amiga para saber cómo estaba. Ella se tomó algo de tiempo a solas para alabar a Dios y el dolor del rechazo que tuvo que enfrentar había empezado a aflojar. ¿Sus problemas desaparecieron? ¿Su rechazo se volvió aceptación? No. Pero su dolor se volvió alegría al enfocarse en la alabanza que fue dulce y placentera a su Señor.

Amado Señor, gracias por proveer de todo lo que necesito, todo el tiempo. Tú incluso me das la fuerza para alabarte. ¡Qué Dios tan grande eres! Cuando llegue el rechazo, ayúdame a recordar la verdad que he aprendido hoy. En el nombre de Jesús, Amén.

Recursos relacionados:

Cuando compras algún recurso a través de los Ministerios Proverbios 31 dejas una huella en la eternidad porque tu compra apoya las diversas esferas que sin costo alguno ofrece este ministerio para dar esperanza. Quisiéramos competir con los precios que ofrecen los enormes almacenes que venden en línea, pero sencillamente no podemos hacerlo. Por lo tanto, agradecemos muchísimo todas y cada una de las compras que hagas con nosotros. ¡Gracias!

 

Nuestros recursos

Visita nuestra página en Facebook

Reflexionar y responder:

¿Cuál es tu respuesta típica cuando tienes que lidiar con el rechazo?

Hoy pasa un tiempo a solas y alaba al Señor. Continúa alabando hasta que tu alabanza genere aún más alabanzas.

Versículos que te darán fuerza:
Salmo 7:17, “¡Alabaré al Señor por su justicia! ¡Al nombre del Señor altísimo cantaré salmos!” (NVI)

Salmo 21:13, “Enaltécete, Señor, con tu poder, y con salmos celebraremos tus proezas.” (NVI)

© 2013 de Wendy Pope. Todos los derechos están reservados.  

Wendy Pope

  • Editors' Picks

    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
  • Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
    Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
  • So You Think Theology Is Impractical?
    So You Think Theology Is Impractical?