Ánimo Para la Mujer - La Semana del 10 de Abril

UNA NUEVA FORMA DE PROCESAR EL CONFLICTO

Amy Carroll

“Cuando habla, lo hace con sabiduría; cuando instruye, lo hace con amor”. Proverbios 31:26 (NVI)

Lectura:

Fue como si estuviésemos hablando en dos idiomas diferentes. Aunque mi amiga y yo hablábamos el mismo idioma, no parecíamos entendernos la una a la otra.  Yo empecé la conversación asumiendo que veríamos las cosas de la misma manera, pero las emociones se exaltaron, las opiniones discreparon, y nos herimos mutuamente. ¿Cómo llegamos aquí?

Después de calmarme un poco, llamé a una amiga que considero sabia y honesta. Le di un breve resumen de nuestra conversación, tratando de mantenerlo neutral. Finalmente le pregunté: “¿Qué crees que salió mal?” Ella astutamente me regresó la pregunta. “¿Qué podrías haber hecho diferente?”

Honestamente, al principio, no pude pensar en nada. Después de todo, ¡yo estaba convencida de que este conflicto no había sido por mi culpa! Pero después de reflexionar un poco, Dios empezó a suavizar mi corazón y me mostró algunos errores muy grandes que había cometido.

Yo había llamado a mi amiga durante un periodo extremamente ocupado en su vida con una sugerencia que iba a llenar aún más su ya sobresaturado horario. En lugar de ser sensible, insistí en mis propios intereses. Mientras nuestras emociones se exaltaban, yo me ponía más a la defensiva, respondiendo más irritable y bruscamente.

Mi amiga sabia, a quien había llamado para pedirle consejo, gentilmente insistió: “¿Cómo podrías haber escuchado con más atención? ¿Haber escuchado de verdad te habría hecho más compasiva? ¿Cómo podrías haber respondido con más cortesía?”

Por el resto de la tarde, Dios grabó en mi corazón una nueva forma de interactuar en situaciones difíciles. Esta es la verdad que Él esculpió: Escucha con compasión. Habla con cortesía.

Escucha con compasión

Hace algunos años, mi pastor  nos compartió un método muy valioso para reajustar su actitud cuando tenía que lidiar con conflictos. Él se pregunta: “¿Es este comportamiento consistente con el carácter general de esta persona?” ¡Tremendo! Si yo hubiera aplicado esa pregunta en la conversación con mi amiga, hubiese recordado su amabilidad, su corazón servicial y su naturaleza calmada. Entonces me habría preguntado qué era lo que estaba haciendo que cambiara lo que ella me respondería normalmente. Pude haber sido compasiva hacia ella y el estrés que ella estaba enfrentando. Hubiese escuchado con un corazón servicial hacia ella, en lugar de insistir a mi manera.

En el fondo, escuchar con compasión es simplemente obedecer los mandamientos bíblicos de morir a nosotros mismos (Juan 12:24-25) y considerar a otros como superiores a nosotros mismos (Filipenses 2:3).

Hablar con cortesía

Proverbios 15:1 dice: “La respuesta amable calma el enojo, pero la agresiva echa leña al fuego” (NVI). No hay nada malo en una respuesta gentil y cortés. Me da vergüenza admitir que con frecuencia he considerado que responder de esta manera implica perder o darse por vencido. Pero simplemente no es cierto. Las verdades necesarias pueden decirse de manera gentil y amable. Solo piensa en cómo mi sabia amiga me trató cuando yo busqué su consejo.

Antes de llamar a mi amiga para pedirle perdón y aclarar el malentendido, oré para tener una dosis “tamaño Jesús” de compasión y cortesía.

Desde entonces he practicado una y otra vez en mi mente el consejo: “Escucha con compasión, habla con cortesía”. La semana pasada tuve la oportunidad de ponerlo en práctica cuando recibí un correo electrónico difícil. Mi primera respuesta fue a la defensiva, pero luego empecé a repetir mi nueva forma de procesar estos conflictos hasta que pude escuchar con compasión las necesidades expresadas en ese correo y responder con cortesía.

Amo la forma en la que Dios me da la oportunidad de practicar cuando hago tiempo para tomar un respiro, hacer una pausa, practicar mi nueva motivación y luego responder. La vida y nuestras relaciones están llenas de conflictos, así que no tengo duda de que tendré otra oportunidad para practicar otra vez. ¡Oro para que la próxima vez esté lista!

Padre santo, te pido perdón por todas las veces cuando pensé y hablé antes de escuchar. Ayúdame a responder con cortesía una y otra vez. En el nombre de Jesús, amén.

Recursos relacionados:

Nuestros recursos

Visita nuestra página en Facebook

Cuando compras algún recurso a través de Ministerios Proverbios 31 dejas una huella en la eternidad porque tu compra apoya las diversas áreas que este ministerio ofrece gratuitamente para dar esperanza. Quisiéramos poder competir con los precios que ofrecen los enormes almacenes que venden en línea, pero sencillamente no podemos hacerlo. Por lo tanto, agradecemos extremadamente todas y cada una de las compras que hagas con nosotros. ¡Gracias!

Segunda lectura: Ustedes, las que leen nuestras lecturas, han estado pidiendo más de una lectura a la semana. Gracias a Dios por nuestras voluntarias que las traducen, ahora podemos ofrecerles dos lecturas semanales. Esta lectura estará disponible los sábados en nuestra página. Es una bendición darles estas lecturas, pero esto implica un costo financiero. Así que tenemos una petición especial para este nuevo año; y aunque Dios siempre provee de maneras extraordinarias, en muchas ocasiones él usa a sus hijas para que otros tengan. ¿Quisieras ser parte de esta bendición, para que nuestro ministerio pueda alcanzar a muchas más mujeres, y contribuir con un regalo financiero? Tu donación, grande o pequeña, será de gran ayuda. Gracias.

Reflexiona y responde:

¿En quién estoy enfocada cuando estoy en medio de una conversación difícil? ¿De verdad estoy tratando de entender a la persona que está hablando o ya estoy pensando en mi defensa?

Si te sientes a ti misma poniéndote a la defensiva, haz una pausa y ponte en el lugar de la otra persona.

Recuérdate a ti misma que responder con amabilidad y cortesía es una opción en la que todos ganan.

Versículos poderosos:

Proverbios 17:27, “El verdadero sabio emplea pocas palabras; la persona con entendimiento es serena.” (NTV)**

Proverbios 18:15, “El corazón prudente adquiere conocimiento; los oídos de los sabios procuran hallarlo.”  (NVI)*

© 2013 de Amy Carroll. Todos los derechos reservados.

  • Editors' Picks

    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
  • Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
    Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
  • So You Think Theology Is Impractical?
    So You Think Theology Is Impractical?