¿Puedes Limpiarme? - Aventuras en la Historia Sagrada - La Semana del 6 de Junio

¿Puedes Limpiarme?

“Crea en mí, ¡Oh Dios!, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí?.”  - Salmos 51:10

Un grupo de diez leprosos que vivían juntos en una cueva cerca de Samaria habían escuchado acerca de los milagros de Jesús. "Si tan solo pudiéramos ver a Jesús," dijeron, "Él podría sanarnos." Y un día escucharon las maravillosas noticias: ¡Jesús iba a llegar! Estaría en una aldea cerca de allí. Los leprosos se acercaron a la aldea lo más que se atrevieron y esperaron a Jesús. Cuando lo vieron venir, clamaron tan fuerte como podían. Querían estar seguros de que los escucharía. "¡Jesús, Maestro, ten misericordia de nosotros!" gritaron.

Jesús se detuvo. Se dio vuelta para ver a los diez hombres enfermos. No los tocó. Él simplemente les habló. “Vayan y muéstrense a los sacerdotes,” les dijo. Los leprosos estaban todavía enfermos. Su carne estaba todavía muriendo; los cojos tuvieron que caminar con la ayuda de sus muletas. Pero tuvieron suficiente fe en Jesús para hacer exactamente lo que Él les había ordenado. No se detuvieron a discutir. Simplemente se dieron vuelta, y empezaron a caminar hacia la sinagoga para mostrarse a los sacerdotes.
A medida que caminaban, los leprosos cojos se enderezaron y tiraron sus muletas. Ya no las necesitaban. Todos los leprosos vieron su piel, limpiecita y sana. ¡Estaban sanos! Con gritos de alegría empezaron a correr.

Pero un leproso, un samaritano, se detuvo. Dio vuelta y corrió hacia Jesús, alabando a Dios a voz en cuello. Cayó sobre su rostro a los pies de Jesús, y le dio gracias.
Los judíos odiaban a los samaritanos como a paganos que no sabían cómo adorar a Dios. Jesús quería que la gente que lo rodeaba viera que este samaritano sabía cómo adorar a Dios con todo su corazón.

“¿No son diez los que fueron limpios?” Jesús preguntó a la gente. “Pero, ¿dónde están los nueve? ¿No hubo nadie que regresara a dar gloria a Dios, sino este extranjero?” Entonces se volvió hacia el samaritano y le dijo con voz dulce y amorosa: “Levántate y vete, tu fe te ha sanado.”

Tu Historia Preferida
PO Box 8
Niles, MI 49120
1-888-847-8854 (USA)
269-471-7176 (internacional y local)
[email protected]

For more information please visit Tu Historia Preferida on OnePlace.com!

  • Editors' Picks

    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
  • Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
    Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
  • So You Think Theology Is Impractical?
    So You Think Theology Is Impractical?