Invitado a un Banquete? - Aventuras en la Historia Sagrada - La Semana del 2 de Mayo

Invitado a un Banquete?

“Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros.”  - Mateo 25:34

Jesús contó una historia para mostrar como Dios invita a todos a venir a Él. Jesús habló de un hombre rico, quien planeó un gran banquete e invitó a muchos amigos a que vinieran. Pero cuando llegó el día del banquete y el siervo fue a llamar a los invitados, todos tuvieron una excusa para no asistir. Cuando el siervo regresó y le contó eso al amo, el hombre rico se enfureció. Contempló el hermoso comedor con todas las mesas listas y sin invitados. Él pensó en todo el trabajo que se había hecho para tener el banquete listo. 

"Ve rápidamente a las calles de la ciudad," le dijo a su siervo, "trae a los pobres, los ciegos, los cojos." Después de un rato el siervo regresó.

"He hecho lo que me ordenó," le dijo, " pero aun hay lugar para más.

"Entonces ve a los caminos y a los campos y hazlos venir." dijo el señor. "Vamos a llenar esta casa y ni uno solo de los que fueron invitado probará un bocado de mi comida."

Al igual que el hombre rico de la historia, Dios nos ha invitado a cada uno de nosotros. Hay muchos lugares en la Biblia donde Él nos habla, invitándonos a que aprendamos como vivir por Él. Pero a menudo, cuando escuchamos su voz, ponemos excusas. Tenemos algo que queremos hacer primero y por lo tanto decimos: "No ahora, Dios. Llámame cuando sea más grande. Otro día haré lo que tú quieres que haga, pero ahora estoy muy ocupado viendo televisión y jugando.

Pero algún día puede ser demasiado tarde. Él quiere que lo sigamos ahora. Si no escogemos poner ahora en primer lugar el reino de los cielos, tal vez nunca decidamos hacerlo. Entonces perderemos la maravillosa bendición que Él tiene para nosotros, así como los invitados del hombre rico se perdieron el banquete.

Tal vez vacilemos porque tenemos miedo de que no seamos bastante buenos para ir a Él. Pero Él nos quiere a cada uno de nosotros. No tenemos que ser ricos, inteligentes o populares o con perfecta salud o estar ya libres de pecado. Todo lo que necesitamos hacer es aceptar su invitación, así como la gente pobre aceptó la invitación al banquete del hombre rico.

“Venid a Mi,” dice Jesús. ¿Por qué no decirle ahora mismo, “Sí, Jesús, yo voy a Ti; acepto tu invitación?” Entonces Él entrará a tu corazón y hará que seas una parte de Su reino.

Tu Historia Preferida
PO Box 8
Niles, MI 49120
1-888-847-8854 (USA)
269-471-7176 (internacional y local)
[email protected]

For more information please visit Tu Historia Preferida on OnePlace.com!

  • Editors' Picks

    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
  • Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
    Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
  • So You Think Theology Is Impractical?
    So You Think Theology Is Impractical?