El Tesoro Escondido - Aventuras en la Historia Sagrada - La Semana del 11 de Abril

El Tesoro Escondido

“Porque donde estuviere vuestro tesoro, allí estará vuestro corazón.”  - Mateo 6:21

Hace mucho tiempo, en un país muy lejano, un hombre pobre rentaba un campo para sembrar. El terreno era duro y lleno de rocas. Cuando su arado golpeó algo duro, el hombre pensó que había topado con otra piedra mas. Empezó a cavar alrededor de la piedra y encontró un cántaro de barro lleno de oro y piedras preciosas.

Rápidamente, el hombre volvió a cubrir el tesoro para que nadie pudiera verlo. Entonces corrió a su casa y empezó a vender todo lo que poseía. Y así consiguió suficiente dinero para comprar el campo. 

Gozosamente, el hombre pobre corrió a la casa del dueño del campo. El hombre pobre pago el precio por el campo y entonces llamó a su familia para que le ayudara a llevar el tesoro. El hombre estaba muy feliz de haber vendido todo lo que poseía para comprar el campo donde estaba el tesoro. Ahora era rico.

Jesús les contó esta historia a sus discípulos para mostrarles cuán maravilloso es el cielo. Les dijo que el cielo es como el tesoro. Es mucho más valioso que todas las cosas que poseemos en la tierra. Lo más maravilloso de ese tesoro es que todos pueden obtenerlo. 

La Biblia, la Palabra de Dios, es nuestro mapa para encontrar ese tesoro celestial. Jesus dijo que si leemos la Biblia y hacemos las cosas que nos dice, estamos haciéndonos tesoros en el cielo. Nadie puede robarnos ese tesoro. Cada día podemos abrir la Biblia y leer la preciosa Palabra de Dios. La Biblia nos guiará al cielo.

Jesús es nuestro guía. El nos ayudará a encontrar el tesoro del cielo y caminará a nuestro lado a lo largo de todo el camino. Antes de leer la Biblia, deberíamos pedirle que nos ayude a entender lo que leemos y que nos enseñe las lecciones que necesitamos aprender. Podemos pedirle que nos dirija a los versículos que nos ayudarán.

Si nosotros alejamos nuestras mentes de Jesús y pensamos en cualquier cosa que nos agrade, sea buena o mala, no le estamos dando todo a Él. Debemos darle nuestras bocas para que las cosas que digamos sean puras. Debemos darle nuestras manos, para que lo hagamos agrade a Dios. Debemos darle todo y esto es un precio muy pequeño a cambio del hogar celestial que Él nos promete.

Tu Historia Preferida
PO Box 8
Niles, MI 49120
1-888-847-8854 (USA)
269-471-7176 (internacional y local)
[email protected]

For more information please visit Tu Historia Preferida on OnePlace.com!

  • Editors' Picks

    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
  • Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
    Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
  • So You Think Theology Is Impractical?
    So You Think Theology Is Impractical?