Cuando Jesús era Chico - Aventuras en la Historia Sagrada - La Semana del 25 de Enero

Cuando Jesús era Chico

“Y Jesús seguía creciendo en cuerpo y mente, y gozaba del favor de Dios y de los hombres.” - Lucas 2:52

Jesús se desarrolló desde que era un bebé, hasta ser un niño, de la misma manera que los bebés se desarrollan hoy. Aprendió a caminar y a hablar así como aprendiste tú. A Jesús le gustaba estar al aire libre y amaba a los animales. No asistió a las escuelas de los rabinos, pues su madre María le enseñó a leer y a escribir, a estudiar la Palabra de Dios y a cantar cantos acerca del amor de Dios. Jesús fue un niño bueno y obediente y trabajó duramente en la carpintería para ayudar a su padre a ganarse la vida, porque la familia era pobre. 

Como todos los chicos, Jesús había esperado el momento cuando iba a cumplir los doce años para poder viajar a Jerusalén, la ciudad capital, para celebrar la fiesta de la Pascua. Jesús ayudó a María y a José a preparase para el viaje de 120 kilómetros, hasta Jerusalén. Después de tan largo viaje, finalmente pudieron ver a Jerusalén con su hermoso templo blanco resplandeciendo a la luz del sol. Jesús acompañó a sus padres a los servicios religiosos especiales. Escuchó los cantos y vio al sacerdote ofrecer el sacrificio del cordero. Al transcurrir los días, Jesús empezó a comprender quien era él y lo que su Padre Celestial le había enviado a realizar. Vio que su vida sería una vida de servicio hacia los demás y que también él sería sacrificado.   

Cuando llegó el tiempo de regresar a casa, José y María no podían encontrar a Jesús. Apresuradamente regresaron a Jerusalén buscándolo. Después de tres días, encontraron a Jesús conversando con los maestros de la ley en la escuela del templo. Escuchaba sus enseñanzas y les hacía preguntas. Todos estaban asombrados por la forma maravillosa en que contestaba las preguntas que ellos también le hacían. Parecía comprender el amor de Dios y el significado de los servicios del templo, mejor que cualquiera. 

Jesús sabía que su Padre Celestial tenía una obra especial que él debía realizar porque estudiaba las Sagradas Escrituras, iba a la sinagoga con sus padres y tenía una firme relación con su Padre Celestial. Hoy día, tú puedes visitar la iglesia regularmente, estudiar la Biblia, orar y tener una buena relación con Dios también. De esta manera sabrás qué obra tiene Dios para ti. 

Tu Historia Preferida
PO Box 8
Niles, MI 49120
1-888-847-8854 (USA)
269-471-7176 (internacional y local)
[email protected]

For more information please visit Tu Historia Preferida on OnePlace.com!

  • Editors' Picks

    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
  • Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
    Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
  • So You Think Theology Is Impractical?
    So You Think Theology Is Impractical?