Alimento Diario - 5 de Marzo, 2012

  

 

Un beso inusual

“Enseguida Judas se acercó a Jesús y lo saludó. — ¡Rabí! –le dijo, y lo besó.” Mateo 26:49

La traición no siempre va precedida por un beso. Sin embargo, a menudo hay amigos que traicionan.

No hace mucho, un pastor me contó acerca de un ranchero que fue a comprar un seguro de vida. Cuando le preguntaron: “¿Ha sufrido accidentes?”, el ranchero contestó: “No, pero el año pasado un caballo me pateó en las costillas, y hace unos años me tuvieron que dar unos puntos porque un perro me mordió”. Sorprendido, el agente de seguros le preguntó: “¿Y usted no considera eso como accidentes?” “No”, fue la respuesta, “¡porque lo hicieron a propósito!”

La mayoría de nosotros ha sufrido el dolor de la traición de un amigo, por lo que sabemos cuánto duele. Jesús sabía que el beso de Judas no era un accidente. Los empujones de los guardias ignorantes deben haberle dolido, pero el beso traicionero de uno de sus discípulos debe haber sido el más difícil de aceptar.

En esta época de Cuaresma los cristianos nos alegramos en Jesús, quien recibió ese beso para que nuestras almas nunca tengan que enfrentarse con el beso de la muerte eterna. La forma en que vivimos la vida y alabamos a un Dios tan grande no debería ser un accidente, sino que debería nacer intencionalmente de nuestros corazones.

ORACIÓN: Querido Jesús, perdona las veces que te he traicionado, y ayúdame para que sea tu fiel amigo. Amén.

© Copyright 2011 Cristo Para Todas Las Naciones

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
[email protected] 
www.paraelcamino.com 

  • Editors' Picks

    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
  • Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
    Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
  • So You Think Theology Is Impractical?
    So You Think Theology Is Impractical?