Alimento Diario - 17 de Setiembre

  

 

Dios condena la idolatría

Al ver los israelitas que Moisés tardaba en bajar del monte, se juntaron alrededor de Aarón y le dijeron: ‘Anda, haznos dioses que nos guíen, porque no sabemos qué le ha pasado a este Moisés que nos sacó de Egipto’. Éxodo 32:1

Vivimos en un país donde cada persona tiene la libertad de seguir cualquier religión, siempre y cuando esa libertad de culto no le perjudique a otro ciudadano. Tener libertad de elegir significa poder aceptar, como también rechazar, las enseñanzas que los demás nos presentan.

Nosotros, los cristianos, basados en las enseñanzas de la Biblia, creemos que el primer mandamiento de la Ley de Dios no nos permite la práctica de lo que se denomina idolatría grosera, a saber, considerar o adorar a una criatura como si fuese realmente Dios.

En el Antiguo Testamento tenemos un ejemplo claro de esto. En el capítulo 32 del libro de Éxodo se nos cuenta que cuando Moisés, el líder del pueblo de Israel, subió al Monte Sinaí para recibir los Mandamientos de Dios, el pueblo le pidió a su hermano Aarón que les hiciera un dios. Y así fue. Después de juntar entre el pueblo una cantidad suficiente de oro, Aarón hizo un becerro que el pueblo adoró como si fuera un dios. Como resultado de dicha idolatría, Dios destruyó a casi todo el pueblo de Israel.

La voluntad de Dios es bien clara con respecto a la idolatría. En el libro de Éxodo, complementando el primer mandamiento, Él dice: “No te hagas ningún ídolo ni figura de lo que hay arriba en el cielo, ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que hay en el mar debajo de la tierra. No te inclines delante de ellas ni les rindas culto” (Éxodo 20:4-5).

Que todos nosotros, conociendo con claridad la voluntad de Dios, nunca nos postremos delante de imágenes para adorarlas o rendirles culto. Que nuestra adoración y nuestro culto sean siempre dados a Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.

ORACIÓN: Señor, tú eres digno de nuestra adoración, de nuestro culto, de nuestra honra, y de nuestro loor. Líbranos de volvernos idólatras. Por Jesús. Amén.

Biografía del autor: Esta devoción fue enviada por la oficina de Cristo Para Todas Las Naciones en Paraguay.

© Copyright 2011 Cristo Para Todas Las Naciones  

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
[email protected] 
www.paraelcamino.com 

  • Editors' Picks

    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
  • Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
    Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
  • So You Think Theology Is Impractical?
    So You Think Theology Is Impractical?