Alimento Diario - 1 de Marzo

  

 

Una jactancia usual

“—Aunque todos te abandonen –declaró Pedro—, yo jamás lo haré.” Mateo 26:33

Es usual que hagamos promesas serias. Quienes hacen promesas como la que hizo Pedro, son como la niña de primer grado que fue invitada a cenar a la casa de una amiguita. Mientras la mamá preparaba la comida, le preguntó a la pequeña invitada si le gustaba la verdura hervida. Ella respondió: “Sí, me gusta.”

A pesar de sus palabras, cuando llegó el momento de comer, no se sirvió ni un poquito de ellas. La mamá de su amiga dijo: “Pensé que dijiste que te gustaban las verduras”, a lo que, sin pensarlo dos veces, la niña respondió: “Sí, me gustan, pero no lo suficiente como para comerlas”. Al igual que Pedro, nuestras palabras están llenas de las mejores intenciones, pero nuestras acciones no siempre las apoyan.

En contraste con nuestra debilidad para cumplir con lo dicho, nuestro Salvador es un Redentor que mantiene sus promesas. Cuando él dijo que había venido para “buscar y salvar lo que se había perdido” (Lucas 19:10b), así lo hizo—aun cuando tuvo que sufrir terriblemente. Viendo su fuerza, y sabiendo de nuestra debilidad, decimos: “Dios, concédenos que nuestras acciones sean tan serias como nuestras palabras”.

ORACIÓN: Señor Jesús, guía mis palabras y acciones para que siempre glorifiquen tu nombre. Amén.

© Copyright 2011 Cristo Para Todas Las Naciones  

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
[email protected] 
www.paraelcamino.com 

  • Editors' Picks

    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
    Why the Church Must Start Talking about Domestic Violence
  • Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
    Don't Think of Church as Your Own Spiritual Power Bar
  • So You Think Theology Is Impractical?
    So You Think Theology Is Impractical?